Los iconos de ŠKODA se reinventan
UN ROADSTER FUTURISTA A RITMO DE FUNK: EL POPULAR MONTE CARLO
UN ROADSTER FUTURISTA A RITMO DE FUNK: EL POPULAR MONTE CARLO

¿Cómo serían hoy en día los coches clásicos de la legendaria familia ŠKODA, con más 125 años de historia, si se materializasen en los bocetos de los diseñadores contemporáneos? Nos adentramos en su imaginario y descubrimos qué es lo que les inspira.

Cinco jóvenes diseñadores de ŠKODA nos ofrecen su particular visión del futuro partiendo de cinco vehículos que han marcado la historia de Mladá Boleslav. En esta nueva entrega, el diseñador búlgaro Ljudmil Slavov actualiza uno de los grandes clásicos de los años 30, el POPULAR MONTE CARLO, así nombrado por el éxito obtenido en la prueba de rally más famosa de la historia. El POPULAR MONTE CARLO, del que solo se produjeron 70 unidades, es hoy considerado como el coche checo más bonito jamás producido, por lo que rediseñarlo se presentó como todo un reto para Ljudmil. El resultado habla por sí solo: la reinterpretación del POPULAR MONTE CARLO nos deja un roadster futurista y lleno de ritmo, que captura la imaginación y nos devuelve momentáneamente un pasado dorado, sin apartar la mirada del mañana.

“El POPULAR MONTE CARLO es uno de los coches más bonitos jamás creados, y su historia es fascinante. Es un modelo increíblemente elegante”, dice Ljudmil, explicando porqué optó por este icono de la historia de ŠKODA. Se da el caso de que el preciado ejemplar de la versión roadster del POPULAR MONTE CARLO que, junto con la versión coupé, forma parte de la exposición permanente del Museo ŠKODA, está siendo restaurado con el objetivo de devolverlo a sus días de gloria. Mientras Ljudmil examina de cerca el coche, explica sin dudarlo los motivos que le llevaron a elegir el roadster para este proyecto. “La versión descapotable permite mostrar el diseño interior con mayor facilidad, y eso abre el abanico de posibilidades que ofrece el modelo”, comenta el diseñador.

La música ha jugado un papel clave en este proceso de reinvención. “Cuando miro el POPULAR MONTE CARLO original, lo primero que me viene a la cabeza es el jazz, suave, sin prisas y acorde a su tiempo; pero la música que hoy en día mejor representa a la marca ŠKODA es el funk, con un estilo más lúdico y abierto”. Por ello, decidió trabajar con un concepto fresco y alegre, que combina líneas futuristas con sensaciones retro.

Empezando por el exterior, la carrocería ha sido rediseñado con líneas muy aerodinámicas, que combinan la armonía del patrón original con la musculatura casi escultural de los ŠKODA modernos. La elegante curvatura de la parte trasera, con una “aleta” dorsal pronunciada, es una clara herencia del modelo de 1936. En cuanto al diseño de la parrilla del radiador, Ljudmil abordó la cuestión de una forma muy distintiva. “He probado varias configuraciones verticales más parecidas al original, pero este tipo de configuración es problemática para los coches de hoy en día, por lo que me fui por otro camino”, dice. En efecto, la parrilla cubre todo el frontal, extendiéndose hacia los faros y recreando el efecto que hizo del original un coche tan apreciado.

¿Y por dentro? “El interior del roadster original es elegante y práctico – puedo ver en él ideas que han durado hasta nuestros días. La funcionalidad, la practicidad, la elegancia y la pureza siguen siendo, hoy en día, nuestros principios fundamentales”, dice el diseñador. El POPULAR tiene un velocímetro en medio del salpicadero, un detalle que Ljudmil ha conservado, actualizándolo con un tipo de holograma. A ambos lados había también dos compartimentos de almacenamiento, pero el diseñador decidió sustituirlos por modernas pantallas en las que los ocupantes del coche pueden consultar toda la información necesaria.

Con todo, la naturaleza más deportiva del roadster no se ha perdido: queda resaltada por el espacio de almacenamiento situado detrás de los asientos, que contiene dos cascos de carreras debajo de una cubierta de cristal. “Me planteé incluir dos asientos infantiles y hacer del coche un modelo más práctico, a imagen y semejanza de los descapotables que se fabrican hoy en día, pero al final me decanté por un aspecto más deportivo”, dice Ljudmil. El POPULAR MONTE CARLO original tenía un asiento plegable, cariñosamente apodado “el asiento de la suegra”.

El logo es otro detalle con historia. En vez de la insignia del fabricante, el coche luce un círculo rojo como principal motivo gráfico. En el original, este círculo contenía las palabras Monte Carlo, pero Ljudmil ha colocado en él un emblema estilizado del modelo. El nombre del fabricante decora el frontal en letras modernas, como ocurre en la parte trasera de los actuales modelos ŠKODA. “El logo clásico me pareció demasiado retro para la parrilla del radiador, y el empleo de letras ayuda a realzar la sensación de elegancia y valor. Es más, en el pasado ŠKODA ya utilizó letras en vez del logo, por lo que es una referencia a la historia de la marca”, explica.

Ljudmil se declara fascinado por la música, la principal fuerza creativa que inspiró este proyecto. “Lo que me mueve es el deseo de crear, de dar con diseños emocionantes que evoquen las mismas sensaciones que la música. Pero esta es ciertamente un proceso a largo plazo”, añade. Y hablando de música como fuente de inspiración: además de las referencias al modelo original, si uno se fija en los detalles se dará cuenta de que las líneas del POPULAR MONTE CARLO reinventado por Ljudmil esconden un clave de sol.

Buscador de noticias