12. 05. 11

Škoda en el Salón del Automóvil de Barcelona

Škoda en el Salón del Automóvil de Barcelona

Škoda afronta el Salón Internacional de Barcelona basando su presencia en el compromiso con la evolución tecnológica de sus modelos, la apuesta por la modernidad y la vocación de poner en manos de cada cliente el tipo de vehículo que más se adapte a sus necesidades. Así, la amplía gama de Škoda da respuesta a las muy variadas necesidades de los clientes.

En la presente edición del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, Škoda ofrece a los visitantes del Salón de Barcelona un espacio de 3.000 metros cuadrados, ubicado al aire libre, en la zona de la Plaza de Carles Buïgas, situada en uno de los laterales de la famosa fuente de Montjuïc y justo frente al pabellón Mies Van der Rohe.

El diseño del espacio es de lo más atractivo y está dividido en dos zonas diferenciadas. La primera de ellas es la dedicada a la exposición de los vehículos, donde los diferentes modelos tendrán su protagonismo.

Tras esta zona, se encuentra el espacio más atractivo de la muestra, que no es otro que un circuito 4×4 habilitado para que los clientes puedan comprobar las cualidades dinámicas del Yeti y experimentar las sensaciones que este modelo proporciona en su conducción Off-Road. Con este espacio, Škoda quiere dotar de un mayor dinamismo su presencia en la muestra barcelonesa y de esta forma romper con el tradicional stand. La marca ha preferido salir al exterior, siguiendo el espíritu aventurero del Yeti, el SUV compacto de la marca.

Modernidad, tecnología y visión de futuro. La nueva imagen de Škoda

Škoda presenta en Barcelona, de forma oficial y por primera vez en España, su nuevo logotipo, con el que la marca ha rejuvenecido, logrando evolucionar a partir de elementos consagrados. Para crecer, emergiendo con más claridad. Este nuevo logo refleja la alta autoestima de la marca, algo que está en total consonancia con los objetivos de crecimiento y la nueva proyección de futuro de la compañía.

El cambio más importante en la nueva imagen de Škoda es que la flecha alada cuenta ahora con un mayor protagonismo dentro del diseño del logo, tras haber aumentado su tamaño. El tono verde de la misma es ahora «verde Škoda», y gracias a ello resulta más claro, nítido e impactante. Finalmente, la parte exterior del emblema se ha resaltado con un tono cromado.

Por otra parte, el círculo que rodea la flecha alada se ha reforzado adquiriendo un aire más sofisticado, ya que es de color cromado. Otro cambio importante es que la leyenda «Škoda Auto» ya no forma parte de este logo, que emana frescura y precisión.

Este nuevo logo, diseñado por la agencia de Hamburgo «Syndicate Brand & Corporate Design AG», es una de las formas más precisas y visuales de demostrar que Škoda se encuentra en el inicio de otra era de crecimiento. En ella, tiene como gran objetivo llegar, como mínimo, a doblar sus ventas en todo el mundo en el 2018.

Se trata, sobre todo, de expresar el nuevo poder de la marca, no sólo a través de sus modelos y de la nueva tecnología, sino también en la forma en que se presenta a sus concesionarios y clientes. Škoda es sinónimo de coches atractivos que ofrecen una excelente relación calidad precio, innumerables soluciones inteligentes y un trabajo ejecutado de forma precisa, y el nuevo logotipo no es más que el reflejo gráfico de estos conceptos.

Incremento de las ventas hasta 2018

Los buenos resultados obtenidos el año pasado por Škoda Auto colocan a la marca en un buen lugar para continuar creciendo en los próximos años: «La nueva estrategia de crecimiento de Škoda hará crecer las ventas, llegando a duplicar en los próximos años. Tenemos planeado vender más de 1,5 millones de vehículos en todo el mundo para 2018», afirma Winfred Vahland, Presidente del Comité de Dirección de Škoda Auto.

Estos planes de crecimiento están basados en la gran internacionalización de la compañía. En el futuro, Škoda espera conseguir más de la mitad de sus ventas fuera de Europa, prestando especial interés a los mercados emergentes como China, India y Rusia. La gama de modelos también se ampliará considerablemente en los próximos años con esta estrategia de ventas de la compañía. «En la mayoría de los mercados mundiales seremos la referencia entre los vehículos, cuyas características principales sean el gran espacio interior, la relación calidad-precio y las soluciones inteligentes», asegura Vahland.

La compañía estará mucho más involucrada en sus mercados clave. Desde 2013, el compacto Yeti también se fabricará en China y se incrementará el número de concesionarios. «En China y otros mercados emergentes consolidaremos con fuerza nuestro papel de marca de entrada a nivel global». Vahland también destaca que el mercado europeo seguirá siendo tan importante como hasta ahora: «Europa y la República Checa seguirán siendo nuestra sede principal. Nuestra posición en el mercado local será mayor mientras nos extendamos globalmente en mercados emergentes internacionales».

Un vehículo para cada cliente

La historia de Škoda Auto está marcada por el diseño y la construcción de vehículos que puedan cubrir las necesidades de todo tipo de clientes con la aplicación de los más eficaces métodos de producción y la vocación de servicio absoluto a los conductores a través de la más avanzada tecnología. En este Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, la compañía muestra que tiene un vehículo destinado a cada necesidad con la mejor relación calidad- precio y prestaciones del mercado.

Los de perfil urbano, por ejemplo, son ahorradores y ecológicos. Su versatilidad y practicidad en cuanto a conducción se reflejan en el dinamismo que representan. Están avalados por la más alta tecnología, sobre todo en sus motores, que son los más eficientes en sus respectivos segmentos. El Fabia y el Roomster son los modelos que mejor representan este espíritu urbano de Škoda.

El Octavia y el Superb son berlinas de referencia en sus respectivos segmentos. Por diseño, elegancia y calidad de materiales, estos dos modelos han cosechado numerosos éxitos en distintos mercados automovilísticos. No en vano, el Superb es el buque insignia de la marca y el Octavia es el modelo más vendido.

A la hora de hablar del segmento de los vehículos familiares, la seguridad y el espacio son las características principales de modelos como el Fabia Combi, el Octavia Combi o el Superb Combi. Estos tres modelos son ambivalentes, ya que pueden utilizarse tanto en el día a día como cuando se trata de disfrutar del tiempo libre o del fin de semana en familia, aprovechando al máximo su versátil espacio interior y disfrutando de sus altos parámetros en lo que a la seguridad se refiere.

Para los amantes de la conducción deportiva, Škoda cuenta con su gama RS, de la que forman parte el Fabia, el Octavia y el Octavia Combi, además del Fabia Montecarlo. Todos ellos cuentan con un alto nivel de prestaciones, pero esto no conlleva ningún sacrificio en aspectos como la comodidad, la practicidad y el consumo. Se trata de modelos de vocación deportiva que se adaptan a la perfección del uso diario.

Cuando se trata de afrontar caminos fuera de carretera, llega la hora para los modelos Yeti, Scout, Octavia Combi 4×4 y Superb 4×4 y Superb Combi 4×4. Todos ellos proporcionan la comodidad necesaria aunque las condiciones del terreno y la conducción no sean las ideales. Son compañeros perfectos para disfrutar del tiempo libre y muy útiles cuando se les requiere en días laborables.

Škoda ha buscado siempre la máxima sostenibilidad en todos sus vehículos, respetando al máximo el medio ambiente a partir de motores y distintos sistemas tecnológicos que redujesen consumos y emisiones de CO2. La gama GreenLine ejemplifica perfectamente dicha vocación.

Con esta amplía gama de vehículos Škoda vuelve a mostrar en el Salón del Automóvil de Barcelona que cualquier conductor puede encontrar su vehículo idóneo dentro de la gama Škoda con la mejor relación calidad, precio y prestaciones del mercado.

Škoda Fabia y Roomster

Práctico, eficiente, económico, versátil, seguro… Estos son algunos conceptos que deben definir a un vehículo pensado para ser utilizado en la ciudad, para ir al trabajo y de vuelta a casa, para llevar a los niños a la escuela, para salir de compras, o para escaparse un fin de semana. Todo ello, de la forma más confortable posible y con la mejor relación calidad- precio y prestaciones del mercado.

En Škoda, todas estas virtudes tienen nombre y apellidos. Se trata del Škoda Fabia y el Škoda Roomster, los vehículos de la marca concebidos para afrontar los retos de la conducción urbana diaria sin renunciar por ello a las escapadas gracias a sus motores TDI y TSI con la última tecnología y una gran capacidad de carga.

Ambos modelos ejemplifican la apuesta de Škoda por cuidar los mínimos detalles utilizando soluciones inteligentes e innovadoras, poniendo un mayor énfasis en la eficiencia y la comodidad.

Diseño

El diseño del Fabia destaca por un frontal dinámico donde resalta la parrilla del radiador, junto a las luces tridimensionales, que definen el frontal del Fabia junto con las líneas horizontales que enfatizan la anchura. El aspecto es elegante y maduro, y dicha elegancia puede potenciarse todavía más con la opción de pintar el techo de un color distinto al de la carrocería.

Gracias a los nuevos faros, que se extienden hacia las aletas delanteras, su perfil lateral parece alargado, mientras que sus elegantes luces traseras muestran el símbolo de la marca con su forma de C. Todas estas características aseguran que el nuevo Fabia sigue la línea de diseño de la marca.

En el interior, el habitáculo se refuerza con nuevos materiales y refinamientos. Las salidas de ventilación con inserciones cromadas, la palanca del cambio de marchas y el botón de la palanca del freno de mano refuerzan el concepto de alta calidad de estos modelos urbanos de Škoda. Por otra parte, se puede optar por volantes de tres y cuatro radios con los mandos de audio y teléfono integrados.
Además, las nuevas tapicerías de los asientos y el sistema Climatronic generan la sensación de estar en el interior de un vehículo de un segmento superior que ofrece, además, un amplio espectro de visión desde su interior.

La pantalla central del cuadro de instrumentos cuenta con un indicador de cambio de marcha, que ayuda a ahorrar combustible. También se muestra la temperatura exterior. La función Tempomat de mantenimiento de la velocidad de crucero y los avisos de velocidad muestran las velocidades máximas permitidas en los países con límite de velocidad en autopistas y en los vehículos que montan neumáticos de invierno.

El sistema de navegación Amundsen tiene una pantalla táctil de cinco pulgadas, lector de tarjetas SD y conexión para dispositivos de memoria externos. Puede optarse también por la conexión MDI, que permite conectar el iPod, un USB y un mini-USB. Está conexión está situada en la guantera.

La conectividad es otra virtud de estos modelos, que cuentan con preparación GSM para el teléfono. Pueden mantenerse dos conexiones Bluetooth de forma simultánea, manipulándolas a través de botones situados en el volante multifunción opcional.
Otra gran virtud del Fabia y el Roomster es la capacidad del maletero, que en el Fabia, por ejemplo, es de 315 litros, que pasan a los 1.180 con los asientos abatidos y en el caso del Fabia Combi es de 505 litros, que pasan a los 1.485 con los asientos abatidos. El Roomster, con su práctico sistema de asientos posteriores VarioFlex, sigue satisfaciendo las necesidades de las familias y las personas más activas. Su capacidad de carga puede pasar de los 509 a los 1.810 litros.

Motorizaciones TDI y TSI

Los motores son económicos, ahorradores, silenciosos y muy ecológicos. El de entrada a la gama de gasolina es el tres cilindros 1.2 HTP, que es extraordinariamente silencioso gracias a la utilización de una correa dentada en lugar de la cadena típica del árbol de levas. Este motor de 60 CV se combinada con una caja de cambios manual de cinco velocidades.

El 1.2 TSI en sus versiones de 85 y 105 CV se aplica tanto al Fabia como al Roomster. El primero, con una caja de cambios manual de cinco marchas, y el segundo, con la opción de la DSG de siete velocidades. Combinado con este último cambio, el 1.2 TSI de 105 CV resulta muy económico, pues su consumo se sitúa en solo 5,3 litros a los 100 kilómetros y las emisiones de CO2 en 124 g/Km.
Los motores diesel ofrecen una gama de potencia que va de los 75 a los 105 CV, con cilindradas de 1.2 y 1.6 litros y cambio de marchas manual de cinco velocidades. Todos están equipados con filtro de partículas diesel y utilizan el sistema common rail. La presión de inyección permite llevar a cabo cinco inyecciones por ciclo. Por otra parte, el catalizador de oxidación limpia todavía más los gases de escape y se incorpora junto al sistema de recirculación de los mismos a todas las versiones del Fabia.

El 1.2 TDI de 75 CV se monta únicamente en el Roomster y en las versiones GreenLine. Por su parte, el Fabia y el Roomster comparten las versiones de propulsión 1.6 TDI de 90 y 105 CV, mientras que el 1.6 TDI de 75 CV es exclusivo de la gama Fabia.

La seguridad y los sistemas de ayuda a la conducción están especialmente cuidados en estos modelos destinados al intenso uso diario. Cuentan, por ejemplo, con cuatro airbags de serie (los delanteros y los laterales) y dos opcionales. El sistema ABS con asistente de frenada, el ESP con avisador de presión de los neumáticos y el asistente de arranque en pendiente hacen la conducción más segura y sencilla.

Por otra parte, la luz de conducción diurna está integrada en la doble cámara de las luces antiniebla, por lo que se reduce a la mitad el consumo de energía. Esta tecnología también ayuda a obtener una mejor iluminación cuando se conduce entre la niebla. En situaciones de frenado de emergencia, las luces de freno y las luces de emergencia parpadean para avisar a los coches que nos siguen. Si tras una frenada de emergencia la velocidad es menor de 10 km/h y la desaceleración está por debajo de los 2,5 m/s, las luces regresan a su ciclo normal.

Las ventanas del Fabia se pueden regular a través del control remoto de la llave, por lo que puede utilizarse para cerrar las ventanas cuando se sale del coche o abrirlas a distancia para enfriar el interior. Además, el sistema antirrobo utiliza una nueva generación de inmovilizadores, de forma que su eficacia resulta muy alta.

Cinco niveles de equipamiento
El modelo Fabia cuenta con siete versiones distintas en lo que a sus acabados se refiere. Se trata de las Classic, Young, Family, Style, Montecarlo, Sport, y RS con componentes que se adaptan a las exigencias y gustos de cada conductor (en el caso del Fabia Combi y el Roomster el acabado de entrada es el Young, ofreciéndose también los acabados, Family, Style, y Sport, añadiendo el Roomster además el acabado Scout).

Todas ellas se destacan por ofrecer un alto nivel de equipamiento de serie ya desde la versión Young. Este equipamiento se va completando cuando se va subiendo en la escala de acabados hasta llegar al Sport.
Por otra parte, el equipamiento opcional de estos vehículos cuenta con más de 34 elementos, a través de los cuales se puede alcanzar un elevado nivel de personalización, añadiendo paquetes de cuero, iluminación, navegadores, llantas de aleación, sistemas de refrigeración y almacenamiento de portaobjetos, etc.
Todos los elementos puestos en conjunto hacen del Fabia y el Roomster sean dos vehículos de vocación claramente urbana, capaces de devorar kilómetros y kilómetros dentro de las ciudades, siendo extraordinariamente cómodos y prácticos en lo que respecta a su comportamiento, además de ahorradores y ecológicos en lo que hace referencia a sus características.

Škoda Octavia y Superb, berlinas de referencia

La berlina es con diferencia el modelo más emblemático de una marca automovilística y, en el caso de Škoda, esto no es una excepción. Por imagen, prestaciones, comodidad y relación calidad precio, las berlinas de la marca son referencia en su segmento.

El Superb, buque insignia de la marca, cuenta con una aceptación indiscutible en todos los mercados y el Octavia es el segundo modelo más vendido de Škoda. Estos dos argumentos deberían ser suficientes para definir el papel que estos modelos juegan en el segmento de las berlinas a escala mundial, pero las características y prestaciones de cada uno de ellos son sus mejores tarjetas de presentación.

Octavia, elegancia eficiente y tradicional

El Octavia impresiona de entrada por su aspecto exterior. En el frontal destacan la parrilla central, con 19 tiras verticales y enmarcada en cromado, los parachoques delanteros y las ópticas, que pueden incorporar opcionalmente luces de xenón y los módulos de la función de alumbrado adaptativo. La línea pronunciada que une el logo y la parrilla ampliándose hacia el parabrisas, rompe la uniformidad de la superficie del capó.

Los retrovisores exteriores abatibles incorporan los intermitentes visibles desde todas las direcciones y las nuevas luces traseras en forma de C completan el aspecto exterior del Octavia, junto a los reflectores integrados en el parachoques posterior.
En el interior, prima la ergonomía y comodidad. El instrumental es blanco y la pantalla multifunción muestra información del ordenador de a bordo. A ellos se añaden distintos sistemas de refrigeración como el Climatizador Bizonal, de serie en todos los acabados, la calefacción de los asientos delanteros. Por otra parte, encontramos el reposabrazos central trasero que cuenta con un compartimento portaobjetos, las redes, otros espacios de almacenamiento o el módulo de luz interior, con dos luces de lectura que garantizan la iluminación posterior.

Los ocupantes de los asientos traseros del Octavia gozan de gran comodidad y espaciosidad, y acceden a él de una forma rápida, práctica y sencilla a través de las grandes puertas de este modelo. Su capacidad de carga de 585 litros establece un registro de volumen casi inalcanzable en su categoría. Además, con los asientos posteriores abatidos, llega a los 1.455 litros.

Pero la comodidad y el placer de viajar en el interior de un Octavia van más allá de lo físico y se adentran en el aspecto sensorial. Los sistemas de audio y navegación se muestran en a la consola central. El equipamiento básico es el sistema de audio Swing de 2-DIN con reproductor de CD y MP3 integrado. Opcionalmente, puede escogerse el sistema Bolero, de serie en el acabado Executive y Laurin & Klement, que incorpora la pantalla táctil, o el Amundsen, que añade sistema de entretenimiento y una pantalla de mayor tamaño. La opción más alta es el sistema combinado de radio y navegación Columbus, que cuenta con un disco duro de 30 GB. Al igual que la Radio Bolero y el Navegador Amundsen, cuenta con una pantalla táctil y un nuevo sistema «manos libres». Los nuevos micrófonos utilizados en este sistema ha mejorado la calidad de la voz, por lo que la comunicación es más sencilla y clara incluso a velocidades altas.

Los sistemas de audio de Škoda son compatibles con dispositivos externos a través de un conector auxiliar. Además, los reproductores de MP3, iPod o las memorias USB se pueden conectar mediante el dispositivo MDI.
El Octavia dispone de cuatro opciones de motor de gasolina y cuatro de gasoil. La primera opción de propulsión de gasolina es el 1.6 MPI de 102 CV, que alcanza una velocidad máxima de 190 km/h, apenas consume 5,8 litros en ciclo combinado y emite 176 gramos de CO2 por kilómetro, un motor combinado con GLP, lo que le permite tener tan solo, 149g/km de emisiones de CO2. Dentro de la gama de motores TSI, las opciones son tres, que pasan a ser cuatro en función de tipo de cambio de marchas. Se trata del 1.2, 1.4 y el 1.8. Los tres pueden combinarse con un cambio de marchas manual de seis velocidades, pero en el caso del primero y segundo, existe también la opción de la caja automática DSG de 7 marchas. Por lo que respecta a las prestaciones, el primero alcanza una velocidad máxima de 192km/h, 203 km/hora y 223km/h respectivamente. La aceleración de 0 a 100 en 9,7 segundos en el motor 1.2 TSI, 9,3 segundos en el motor 1.4 TSI y los 7,8 segundos del potente motor de 1.8 litros.

Pese a todo, los consumos en ciclo combinado son extraordinariamente bajos (4,9, 5,3 y 5,6 litros a los 100 km, respectivamente, lo que demuestra que estamos ante un modelo de elevadas prestaciones, pero también de un alto nivel de ahorro y ecología, pues sus emisiones de CO2 se quedan en sólo 134, 154 y 163 gramos de CO2 por kilómetro.

Las opciones diesel son dos motores diferentes pero con diferentes potencias. Tenemos desde el motor 1.6 TDI CR 105cv, pasando por el motor 2.0 TDI CR 110cv. 2.0 TDI CR 140cv hasta 2.0 TDI CR 170cv en RS. Todos pueden combinarse con un cambio manual de 5 y 6 marchas o el cambio DSG de 6 y 7 marchas (105cv) excepto el motor 2.0 TDI CR 110cv, sólo disponible con cambio manual.

Si los modelos de gasolina sobrealimentados eran especialmente ahorradores y ecológicos sin renunciar a unas prestaciones extraordinarias, las versiones diesel van lógicamente un paso más allá con los nuevos sistemas con tecnología common rail.
En el caso del 1.6 TDI, la velocidad máxima es de 192km/h y 191km, en función de la caja de cambios, y la aceleración de 11,3 y 11,4 segundos, respectivamente. Los consumos apenas llegan a los 5 litros cuando el motor se complementa con el cambio DSG.

El motor 2.0 TDI CR 110cv, disponible sólo con cambio manual, alcanza la velocidad máxima de 195km/h, con una aceleración de 0 a 100kmm/h de 11segundos. Cuenta con un consumo de tan solo 4,8 litros a los 100 kilómetros y unas emisiones de CO2 de 132g/km.

El 2.0 TDI es también extraordinariamente ahorrador con un consumo en ciclo combinado de 4,8 y 5.3 litros a los 100 kilómetros para las versiones manual y automática. La velocidad máxima de 211 km/hora y la aceleración de 0 a 100 en 9,5 y 9,6 segundos, respectivamente, son valores que demuestran nuevamente que el ahorro no penaliza en ningún caso un alto nivel de prestaciones
Un alto equipamiento de serie y opcional de alto nivel y gran variedad son el colofón final que permite al cliente del Octavia configurarlo a su propia medida y gusto para disfrutar de él en compañía de la familia, fines de semana y también en el uso diario.

Superb, el buque insignia de Škoda

Distinguido, potente, seguro y fuerte. Así es el Škoda Superb, desde el diseño exterior al corazón de sus motores, pasando por la calidad, comodidad y seguridad de su interior.
Por fuera, el Superb ya muestra sus señas de identidad. Empieza por la solidez y formas cromadas de la parrilla del radiador, prosigue con las líneas contorneadas del capó que llegan hasta los faros, las remarcadas aletas frontales y la alargada y uniforme línea del techo. Todo ello, además de robustez, transmite un alto grado de espaciosidad interior que en el caso de los asientos posteriores, es más que generoso.

Las ventanas acabadas en superficies cromadas dan paso a la parte posterior, en la que la matrícula no está fijada a la cubierta del maletero, sino por debajo de la misma y justo sobre el parachoques. Las líneas inferiores son limpias y precisas, y realzan el atractivo aspecto trasero del Superb. Por su parte, los faros son de dos mitades y están integrados en las aletas traseras y en la puerta del maletero, remarcando la línea de diseño empleada tradicionalmente por la Škoda. La solidez del conjunto se completa con las diferentes llantas, que mantienen la imagen de robustez de este modelo.

La colocación transversal del motor incide en la obtención de un espacio interior muy generoso, cuyo denominador común es producto de la mezcla de materiales de primerísima calidad con un excelente trabajo. El salpicadero, con su diseño en forma de olas, agrupa los elementos operativos en unidades individuales y funcionales, y todas las funciones básicas están concentradas alrededor del volante para facilitar una sencilla manipulación.

El volante es otro elemento a tener en cuenta. En algunas versiones, cuenta con botones multifunción de accionamiento de la radio, MFA y el teléfono móvil. La incrustación cromada que tiene el centro de este elemento, que está forrado en cuero, refleja la forma de V del frontal de vehículo. En la consola central, se encuentra el climatizador bizonal además opcionalmente puede equiparse con el navegador Columbus de pantalla táctil y un disco duro de 30 GB.
La practicidad se refleja en los múltiples espacios de almacenaje, y en los cómodos asientos destaca un tapizado muy agradable al tacto que aporta elegancia y deportividad.

La tecnología y las soluciones prácticas sobresalen también en este modelo, que sorprendió en su lanzamiento por el sistema «TwinDoor» de apertura del portón posterior, diseñado y patentado por Škoda. Si es preciso, puede abrir únicamente la puerta del maletero con un simple movimiento de mano para situar objetos pequeños; si no, con el accionamiento de dos interruptores situados en los flancos de la puerta, se puede levantar la cubierta del maletero junto con la luna trasera para poder cargar paquetes mucho más voluminosos.

Por otra parte, la capacidad de carga del Superb es otra de sus características destacadas, ya que el maletero puede albergar 565 litros que pasan a ser 1.670 (una capacidad de carga propia de modelos familiares) con los respaldos posteriores reclinados.

Otra aplicación tecnológica del más alto nivel es el sistema de iluminación AFS (sistema adaptable de alumbrado delantero), que se adapta a la velocidad y permite al conductor reconocer obstáculos en el camino con antelación. A velocidades lentas, se activan el alumbrado de ciudad y la iluminación de curvas. En conducción urbana, a velocidades entre 15 y 50 km/h, el diámetro del haz de luz se amplia, y a altas velocidades se activa la función de luz de autopista. Con este modo, el control electrónico dispone los faros para que el carril de la izquierda también esté iluminado. Además, el haz de luz se levanta para alcanzar una mayor distancia.
La seguridad parte del chasis modular, que ofrece, además un gran dinamismo favorecido por la dirección electromecánica y el eje delantero de aluminio. La combinación de los sistemas ABS y ESP mejora el comportamiento del modelo, junto al ASR anti-deslizamiento. A ello se añaden diversas medidas de protección para los peatones y la posibilidad de contar con hasta nueve airbags.
El Superb está disponible en cuatro acabados, Comfort, Ambition, Elegance y Exclusive, y su equipamiento opcional permite un alto grado de personalización.
Finalmente, su alta gama de motorizaciones completa la versatilidad de esta berlina, que se mantiene fiel a la premisa de ofrecer el máximo rendimiento con el menor consumo y nivel de emisiones posible. El motor de entrada a la gama de gasolina es el 1.4 TSI, al que siguen el 1.8, con posibilidades de combinarse con una caja de cambios manual de seis velocidades o DSG de siete, el 2.0 TSI DSG y el potente 3.6 FSI V6. El equilibrio en el funcionamiento de todos estos motores y su economía son determinantes. Como muestra, están los 7,4 litros de consumo en ciclo extra-urbano y los 10,1 de consumo combinado del más potente, que lleva al Superb por encima de los 250 km/hora.

La gama de propulsores diesel se inicia con el 1.6 TDI y prosigue con seis posibilidades en la versión 2.0 en cuanto a combinaciones con cajas de cambios, e incluso tracción en la versión 4×4. La máxima potencia ofrecida en esta cilindrada es de 170 CV y las versiones de 140 son las más comunes.
Todas ellas mueven al buque insignia de la marca, que es, además, una referencia obligada en su exigente segmento.

Espacio para todo

Decir Combi en Škoda es hablar de vehículos amplios, con una gran capacidad de carga, cómodos, con la siempre excelente relación calidad-precio y las altas prestaciones de la marca. Se trata de versiones familiares para poder viajar con la máxima comodidad en familia o para disfrutar de una vida activa gracias a maleteros de gran capacidad. El Fabia Combi, el Octavia Combi y el Superb Combi mantienen las brillantes características de sus hermanos de gama y unas mejoras gracias a su mayor espacio interior sin renunciar a su utilización diaria.

Fabia Combi

El Fabia Combi comparte con su modelo de referencia las virtudes de diseño, comodidad y versatilidad, y añade una mayor amplitud. La capacidad del maletero, que de 505 litros pasa a los 1.485 con los asientos abatidos, convierte a este modelo en toda una referencia en su categoría.

Exteriormente, muestra la misma robustez que el Fabia, así como su aspecto elegante y maduro. El perfil es alargado y las luces traseras tienen forma de C. Embellecedores y pasos de rueda generan una personalidad propia.
En el interior, las inserciones cromadas en las salidas de ventilación, la palanca del cambio y el botón de la palanca del freno de mano refuerzan la imagen de alta calidad, junto a los volantes de tres y cuatro radios con los mandos de audio y teléfono integrados. Por otra parte, las tapicerías de los asientos y el sistema Climatronic culminan los patrones de comodidad junto a los múltiples espacios portaobjetos.

La aplicación tecnológica dentro del Fabia Combi destaca, por ejemplo, por la opción del sistema de navegación Amundsen, que ofrece la posibilidad de leer tarjetas SD y añadir dispositivos de memoria externos. También se puede instalar la conexión MDI que permite conectar el iPod, un USB y un mini-USB. Además, este modelo cuenta con preparación GSM para el teléfono.

El Fabia Combi tiene tres opciones de motorización de gasolina y otras tres de gasoil. Entre las primeras se encuentra el 1.2 HTP 12V en su versión del 70 CV. Este motor de tres cilindros es muy silencioso, ya que la cadena típica del árbol de levas ha sido sustituida por una correa dentada, por lo que se reduce significativamente el ruido. La rumorosidad en el margen de revoluciones más usuales, entre las 1.600 y las 3.400, también se han reducido.

Las otras dos versiones de gasolina son el 1.2 TSI de 85 y 105 CV, el segundo de los cuales puede combinarse con una caja de cambios automática DSG de siete velocidades. En este caso, el consumo se sitúa en solo 5,3 litros a los 100 km y las emisiones en 124 g/km, unos valores excepcionales. Estos motores son comunes al Fabia y el Roomster, y destacan por su dinamismo combinado con el máximo ahorro y un alto nivel de prestaciones.

Los motores diesel ofrecen una gama de potencia que va de los 75 a los 105 CV, pasando por los 90. La cilindrada es siempre de 1.6 litros. Todos están equipados con filtro de partículas diésel e inyección de alta presión.
Los sistemas ABS con asistente de frenada, el ESP, el asistente de arranque en pendiente, la iluminación y la combinación de los airbags son tan solo algunos de los detalles que realzan la seguridad de este modelo. Su destacado equipamiento opcional ofrece barras del techo combinadas negro y cromado, sistemas de radio y navegación, control de la velocidad de crucero, asientos delanteros calefactables, redes divisorias y un paquete funcional. Todo ello está pensado para aumentar la comodidad y adaptar las características de este modelo a todos y cada uno de los miembros de la familia.

Octavia Combi

Este modelo es posiblemente el que más posibilidades de acabados tiene y, por lo tanto, el que presenta un mayor grado de versatilidad y adaptación a los requerimientos de todo tipo de clientes de esta berlina familiar. No hay que olvidar que el Octavia Combi está disponible en las versiones GreenLine, Collection, Family, Executive, 4×4, Laurin & Klement, y finalmente RS, en honor a los fundadores de la marca.

Asimismo, las opciones de motorización son también muy amplias. Tres de ellas pertenecen a la gama de la gasolina, el 1.2, 1.4 y 1.8 TSI de 105, 122 y 160 CV, respectivamente. Se combinan con cajas de cambios manuales de seis velocidades y, en los motores 1.2 TSI y 1.4 TSI el cambio DSG es de siete marchas. El consumo de estas tres combinaciones está entre los 5,9 y los 6,3 litros a los 100 kilómetros en consumo combinado. Las emisiones de CO2 van de los 137 gramos por kilómetro a los 155 y sus prestaciones resultan espectaculares consiguiendo una velocidad máxima de 191, 201 y 222 km/hora, respectivamente, y una aceleración de 0 a 100 en 10,9, 9,8 y 7,9 respectivamente.

La gama diesel se inicia con el motor 1.6 TDI CR 105 CV, en versiones de cambio manual de cinco marchas y DSG de siete marchas. Su consumo está por debajo de los 5,0 litros y las emisiones de CO2 no superan los 123 g/km. Este motor también está disponible en la versión combi y con acabado 4×4. El segundo motor TDI con mayor cilindrada, 2.0, está disponible en 110, 140 y 170 CV. El primero puede combinarse con una caja de cambios manual de 6 velocidades, la versión 140 CV cuenta con un cambio manual de 6 velocidades y DSG de 7 velocidades. Por último, el motor 2.0 TDI de 170 CV cuenta con cambios manual y DSG de 6 velocidades.

Nuevamente, nos encontramos ante un alto nivel de prestaciones combinado con unos valores de consumo que no llegan en ninguno de los tres casos a los 5 litros a los 100 kilómetros en carretera y unas emisiones de CO2 entre los 129 y los 180 gramos por kilómetro.

Este modelo desde el principio atrae por su aspecto exterior, con una parrilla central de 19 tiras verticales, y unas ópticas que pueden incorporar opcionalmente luces de xenón y los módulos de la función de alumbrado adaptativo. De serie en la motorización 2.0 TDI 170 CV, sólo disponible en el acabado RS. Por otra parte, la línea pronunciada que une el logo Škoda y la parrilla ampliándose hacia el parabrisas, los retrovisores exteriores abatibles con intermitentes visibles desde todas las direcciones y las nuevas luces traseras en forma de C que junto a los reflectores integrados al parachoques posterior son otros rasgos característicos de esta versión Combi.

El interior es cómodo y cuenta con multitud de virtudes que te permiten afrontar largos viajes en familia disponiendo de un espacio excepcionalmente aprovechado con detalles muy funcionales. La pantalla multifunción muestra información del ordenador de a bordo. Los sistemas de refrigeración aplicables a este Octavia Combi son el Climatizador Bizonal, de serie desde el acabado Collection, y también puede optarse como opcional por la calefacción de los asientos delanteros y traseros. Por su parte, el reposabrazos central trasero cuenta con un compartimento portaobjetos y las redes y otros espacios de almacenamiento que te permiten repartir los diferentes objetos.

La parte posterior de este modelo destaca por su alto grado de comodidad y amplitud del espacio, partiendo ya de las grandes puertas que facilitan enormemente el acceso. Por otra parte, su capacidad de carga establece un registro de volumen casi inalcanzable en su categoría.

La tecnología utilizada en el interior es también otro de los puntos fuertes de este modelo. Los sistemas de audio y navegación se muestran en a la consola central. El equipamiento básico es el sistema de audio Swing de 2-DIN con reproductor de CD y MP3, o el volante multifunción con control de Radio y Teléfono y Bluetooth en acabados como el Executive, 4×4 o Laurin & Klement.

También existe la posibilidad de optar por Sistema de Radio Bolero con pantalla táctil y cargador frontal de 6cds, de serie en el Acabado Executive y Laurin & Klement, o el navegador Amundsen, que añade un útil sistema de entretenimiento y una pantalla de mayor tamaño. La opción más alta es el sistema de navegación Columbus que cuenta con un disco duro de 30 GB y operado a través de una pantalla táctil.

Como es habitual, los sistemas de audio son compatibles con dispositivos externos a través de un conector auxiliar. Además, los reproductores de MP3, iPod o las memorias USB se pueden conectar al sistema mediante el dispositivo MDI.

Superb Combi

Este modelo se distingue por su combinación de diseño, prestaciones y comodidad. Cuenta con una elegante silueta que le confiere una gran presencia. Tanto si se conduce por ciudad o por caminos, el Superb Combi responde con presteza y ofrece un alto grado de agilidad.

El modelo en su versión berlina ya cuenta con unas medidas interiores generosas y el Combi añade más capacidad al imponente maletero. El volumen de 633 litros puede llegar a los 1.865.

Este es uno de los primero modelos que cuentan con el sistema Kessy de cierre y puesta en marcha sin llave. Puede cerrarse sin utilizar la llave o el mando a distancia, con tan solo presionar un botón en la maneta de la puerta.
Otra solución inteligente de alta tecnología es el opcional del portón trasero de accionamiento eléctrico, que va acompañado con una bandeja automática retráctil del portaequipajes que también puede instalarse por separado. Cuando se abre el portón trasero, la bandeja se enrolla automáticamente hasta su posición intermedia y abre más espacio para colocar la carga. Las tiras de aluminio, el sistema de redes y los ganchos del portaequipajes garantizan la fijación ideal de cualquier objeto evitando los movimientos cuando el vehículo está en marcha. Škoda incluye también en un paquete opcional el soporte para bicicletas que puede anclarse en la superficie inferior del portaequipajes.

El sistema de audio e información del Superb Combi puede integrar dos radios 2 DIN distintas con lectores de CD/MP3 y ofrece un gran número de funciones de ayuda. La navegación electrónica se refleja en la pantalla táctil del navegador Amundsen, que permite al conductor acceder a todas sus funciones de forma intuitiva. La Columbus también está disponible junto a su disco duro. En cuanto a audio, se incluyen los potentes altavoces de alta tecnología, así como la entrada auxiliar y el sistema MDI, que están integrados en el Jumbo Box situado entre los asientos delanteros.

Sin dejar de hablar de tecnología, cabe remarcar que el nuevo Superb Combi puede equiparse con el sistema HHC de control en pendiente y cuenta con el ESP y el asistente de remolque TSA.

Por lo que respecta a las posibles motorizaciones diésel de este modelo, encontramos el 1.6 TDI PD de 105 CV common rail y filtro de partículas. Cabe hacer referencia al motor TDI 2.0 con filtro de partículas diesel, que genera 140 CV y puede combinarse con el cambio manual de seis marchas o la caja de cambios DSG de 6 velocidades. El más potente de los diésel es el TDI 2.0 CR con filtro de partículas diesel y sistema common rail, que genera 170 CV de potencia. Este motor también puede combinarse con cajas de cambios de seis marchas manuales o DSG. El filtro de partículas diesel forma parte del equipamiento de serie. Además los motores diesel de 140 y 170 CV con cambio DSG, también están disponibles con tracción 4X4.

En el terreno de los motores de gasolina, el 1.4 TSI de cuatro cilindros con caja manual de seis marchas ofrece 125 CV gracias a su turboalimentador. Otro propulsor de gasolina es el 1.8 TSI de 160 CV, con el que se puede escoger entre el cambio manual de seis marchas y el DSG de siete. Además este modelo cuenta con el motor 2.0 TSI de 200 CV y cambio DSG. El motor tope de gama del Superb Combi es el FSI 3.6 V6 de 260 CV y un par motor máximo de 350 Nm entre las 2.500 y las 5.000 rpm. Este motor se ofrece equipado con la caja de cambios DSG de seis velocidades y tracción a las cuatro ruedas, que con la unidad de control del embrague Haldex de cuarta generación facilita la distribución de la entrega de potencia variable entre los ejes. La tracción a las cuatro ruedas también está disponible en combinación con el 1.8 TSI y el 2.0 TDI CR.
Los distintos acabados permiten adaptar el interior a las necesidades de cada tipo de familia, y el exterior a los gustos de sus usuarios de esta berlina familiar, que cuenta con unas características de modelos de segmentos superiores.

Gama RS

La vocación deportiva de Škoda nace ya en los orígenes de la marca, a finales del siglo XIX. Con el paso del tiempo, el sello de la deportividad de la marca ha pasado a ser las siglas RS, que distinguen los modelos de vocación más atrevida en cuanto a prestaciones y comportamiento. Esta condición no supone, en ningún caso, que se reduzca la comodidad de los vehículos sino que se trata de modelos deportivos de uso diario.

Con el Fabia, el Octavia y el Octavia Combi RS, Škoda pone la deportividad al alcance de todos, e incluso va más allá con el Fabia Montecarlo, un modelo con el que se celebra la tradición deportiva de la marca con más de 110 años de historia.

Fabia Montecarlo

Škoda conmemoró el 110º aniversario de su presencia en competiciones deportivas con el lanzamiento del Fabia Montecarlo, inspirado claramente en el modelo de competición de la marca checa.

El Fabia Montecarlo equipa de serie un chasis deportivo que se diferencia de sus hermanos de gama por ser 15mm más bajo y montar unos amortiguadores de mayor dureza con una combinación diferente de muelle y cilindro. Además, exteriormente incorpora molduras de color negro sobre los pasos de rueda y a lo largo de todo el vehículo, así como, el techo, los retrovisores y la parrilla delantera en el mismo color. El negro también está presente en las llantas de aleación Trinity de 17 pulgadas.
El interior puede ser negro o, de forma opcional, negro con inserciones en rojo. En ambos casos, se ofrece de serie la tapicería del techo en negro, los asientos deportivos y el pequeño paquete de cuero, que incluye el volante perforado revestido de cuero con bordado en rojo, la palanca de cambio y el freno de mano (este último también con cosidos en rojo en la versión con el interior en este color). El aluminio también caracteriza a esta versión, con presencia en las franjas de los umbrales de las puertas y los pedales, todo de serie.

El Fabia Montecarlo, que se sustenta en el acabado Sport del Fabia, está disponible con los motores 1.2 TSI de 105 CV y 1.6 TDI common rail de 105 CV. Ambas motorizaciones, de última generación, montan un cambio manual de cinco velocidades.

Fabia RS

La deportividad es la cualidad que define al Fabia RS, tanto por fuera como por dentro. A los marcados rasgos que componen su carrocería, se suma el potente motor 1.4 TSI de 180 CV, que, combinado con una caja de cambios DSG de siete velocidades, hace las delicias de los conductores más dinámicos.

Exteriormente, el Škoda Fabia RS resulta inconfundible gracias a su parachoques delantero de diseño deportivo, en el que se integran las luces antiniebla, que equipan de serie las luces diurnas de tipo LED, y opcionalmente el sistema de alumbrado en curva. El logo RS está ubicado en la parrilla delantera, mientras que las pinzas de freno pintadas de rojo tras los radios de las llantas de aluminio de 17 pulgadas (disponibles en 4 colores distintos) realzan la deportividad del modelo. Los cristales tintados, el nuevo parachoques trasero o el doble tubo de escape de acero inoxidable se añaden a los elementos que confieren al Fabia RS su carácter deportivo.

En el interior, los nuevos asientos deportivos incorporan el logo RS en sus respaldos. El volante deportivo de cuero de tres radios se puede equipar opcionalmente con los mandos multifunción, los cuales incorporan las levas que permiten controlar manualmente la caja de cambios DSG de siete velocidades y también permiten controlar el sistema de radio-navegación. El novedoso sistema MDI (Mobile Device Interface) se equipa de serie y permite la conexión de dispositivos externos (iPod / MP3 / USB), que se controlan desde la pantalla de la Radio SWING o el navegador táctil Amundsen. El volante, la palanca de cambio y la empuñadura del freno de mano están acabados en cuero, mientras que los pedales son de acero inoxidable, otro aspecto que dota de deportividad este modelo.
La conducción del Fabia RS es segura y ágil gracias al tren de rodaje deportivo y las ayudas electrónicas para mejorar el rendimiento, entre las que destaca el diferencial electrónico de deslizamiento limitado XDS, una función de ampliación del sistema de bloqueo de diferencial electrónico EDS integrado en el ESP. El XDS mejora significantemente las características de tracción y conducción cuando se toma una curva a gran velocidad manteniendo el vehículo en dirección «neutra».
Con una velocidad máxima de 224 km/h y una aceleración de 0 a 100 de sólo 7,3 segundos, las prestaciones del citado motor 1.4 TSI de 180 CV son imponentes. El par motor máximo de 250 Nm se encuentra entre las 2.000 y las 4.500 rpm. Pese a su potente rendimiento, el consumo en ciclo combinado es únicamente de 6,2 litros de gasolina para cubrir 100 kilómetros. La potencia y la eficiencia del Fabia RS se logran a través de una tecnología perfectamente puesta a punto, sustentada en el sistema de inyección directa y doble alimentación del propulsor.
Octavia RS y Octavia Combi RS

El «hermano mayor» del nuevo Fabia RS es el Octavia RS, cuenta con unas formas muy dinámicas y permanece fiel a la polivalencia y multifuncionalidad del superventas de Škoda. Este modelo añade el carácter deportivo a la fiabilidad, amplitud y seguridad que de por sí caracterizan a la gama Octavia.
La versión familiar, el Octavia Combi, también cuenta con su versión RS, con prestaciones y equipamiento parejos a los de la versión berlina, pero con el extra de comodidad que aporta el mayor espacio de la versión Combi.
El Octavia RS basa su imagen exterior en el frontal, con la nueva parrilla del radiador y el logo RS y con una mayor presencia de los grandes faros delanteros, que son también de diseño e incorporan de serie faros de xenón y la función de alumbrado adaptativo. El sólido parachoques delantero alberga una gran toma de aire, y en él se integran los faros antiniebla, que cuentan con alumbrado de curva y la luz diurna tipo Led con un consumo realmente bajo.

A todo ello, cabe añadir que Škoda ha rebajado la altura del Octavia RS en 13 milímetros, uno más en la versión Combi. Los colores y la tapicería interior son, junto a los volantes y cuadro de instrumentos, los elementos que dan a este modelo un fuerte carácter, que tiene en la ergonomía y la seguridad de sus ocupantes un nuevo valor añadido a sus ya contrastadas virtudes.

El Octavia RS cuenta con dos opciones de motorización, una gasolina y un diesel. Ambas son de dos litros y pueden combinarse indistintamente con una caja de cambio manual o DSG, de seis velocidades en ambos casos.

La versión de gasolina equipa el motor 2.0 TSI de 200 CV con un par máximo de 280 Nm entre las 1.700 y las 5.000 rpm. La velocidad punta es de 242 km/h en combinación con la caja de cambios manual, y de 240 km/h en el caso de la caja de cambios DSG. La aceleración de 0 a 100 km/h es de 7,2 segundos en ambos casos, mientras que los valores de consumo para este motor son de 7,5 y 7,7 litros en ciclo combinado para los cambios manual y automático, respectivamente. Las emisiones de CO2 se sitúan en los 175 g/km con el cambio manual y en los 180 g/km con el DSG.

El motor diesel es el 2.0 TDI, que utiliza la última versión de inyección directa de combustible a través del sistema common rail y ofrece 170 CV de potencia, mientras que su par motor es de 350 Nm entre las 1.750 y las 2.500 rpm. Con este motor, el Octavia RS acelera de 0 a 100 kilómetros en 8,3 segundos y logra una velocidad punta de 226 km/hora combinado con la caja de cambios manual, que se reduce en dos km/hora en combinación con la caja de cambios el DSG. El consumo medio es de 5,7 litros a los 100 en la versión manual y de 6 en la DSG. Finalmente, las emisiones son de 149 gramos de CO2 por kilómetro en la primera versión y 159 en la segunda.

El Octavia Combi presenta las mismas motorizaciones y cajas de cambio, con idéntico rendimiento, sólo diferenciado por una leve reducción de la velocidad máxima en 2 o 3 km/h. De ese modo, toda la familia Octavia goza de una versión que ofrece a su conductor la máxima sensación de deportividad, sin que esto afecte a la practicidad y confortabilidad de la gama más exitosa de Škoda.

Gama 4×4

La tradición de los coches Škoda con tracción a las cuatro ruedas se remonta a los años 40, con el Superb 3000. Hoy, la herencia de este histórico modelo se materializa con una amplia gama de modelos 4×4, formada por cinco representantes: el Octavia Combi 4×4, el Scout, el Yeti 4×4, el Superb 4×4 y el Superb Combi 4×4. De ese modo, Skoda cubre todos los segmentos de mercado con una versión con tracción total.

Este tipo de transmisión, que hace unos años era casi exclusiva de los todoterreno, tiene otras funciones al margen de aumentar la tracción. Muchos clientes ven hoy en día la tracción a las cuatro ruedas como un elemento de seguridad adicional, mientras que otros lo ven como la extensión de la exclusividad.

En la actualidad, la generación de vehículos 4×4 de Škoda están equipados con el embrague Haldex de cuarta generación, utilizando la distribución de potencia inteligente a cada rueda entre los ejes delanteros y traseros y con la habilidad de anticiparse a las condiciones de tracción. Cuando el vehículo circula por carreteras de asfalto, el 96% de la potencia se transmite al eje delantero. Tan pronto como la superficie cambia, el sistema Haldex reacciona en décimas de segundo para trasladar la potencia a las ruedas con mejor tracción. Hasta el 90% de dicha potencia puede transferirse a las ruedas traseras en dichas circunstancias -en combinación con los sistemas ABS y ESP- haciendo que el vehículo sea más fácil de conducir, ya que se agarra mejor a la carretera pese a que la superficie no sea lisa o las condiciones meteorológicas resulten adversas.

Basado en información sobre las diferentes situaciones de conducción, la unidad de control Haldex determina la presión requerida para regular el embrague y transmitir potencia al diferencial trasero. Si el ESP entra en acción, tiene prioridad sobre la función de tracción a las cuatro ruedas y si interviene la función ABS, el Haldex se desconecta.

Las principales ventajas que ofrece el embrague Haldex de cuarta generación, además de la plena compatibilidad con los sistemas de control de tracción ABS y ESP, son un mejor manejo del vehículo y, por tanto, una conducción más segura.

Škoda Yeti 4×4
El Škoda Yeti ha ido consolidándose en el mercado desde que se estrenó en septiembre de 2009, añadiendo robustez y amplitud a la gama de la marca. Si bien representa el perfil amable y no agresivo del segmento de los SUV compactos, también está equipado para superar situaciones difíciles que dejan a sus competidores en una posición de inferioridad.

Desde mediados del año 2010, la gama ha incluido una exclusiva combinación de motores que incluye el 2.0 TDI CR DPF de 140 CV con cambio automático DSG de seis velocidades y tracción a las cuatro ruedas. La gama de motores 4×4 del Yeti incluye cuatro motores de cuatro cilindros de entre 110 y 170 CV, uno de gasolina y tres diesel, todos ellos cumpliendo los requisitos de emisiones EU5. La inteligente distribución de potencia con tracción a las cuatro ruedas y la altura al suelo de 180 milímetros hacen del Yeti un vehículo perfecto para circular fuera de las carreteras.
El motor de gasolina del Yeti 4×4 es el poderoso cuatro cilindros 1.8 TSI de 160 CV. Alcanza un par motor máximo de 250 Nm a muy bajas revoluciones, desde sólo 1.500 rpm y hasta las 4.500. El consumo combinado de combustible con tracción a las cuatro ruedas es de 8 litros a los 100 kilómetros y cuentas con unas emisiones de CO2 de 189 g/km.

El motor 2.0 TDI está disponible en tres versiones con tres niveles distintos de potencia, todos con inyección directa common rail y filtro de partículas diesel de serie. La versión de entrada es el motor de 110 CV, seguida de la unidad de 140 CV. El par máximo de 280 y 320 Nm, respectivamente, se entrega entre las 1.750 y las 2.750 rpm, y entre las 1.750 y las 2.500 rpm, respectivamente. El consumo combinado para la versión de 110 CV es de 6.1 litros a los 100 kilómetros, y unas emisiones de CO2 de 159. Por lo que respecta la motor de 140 CV, con tracción permanente a las cuatro ruedas de serie, es de 6 litros a los 100 kilómetros, y las emisiones de CO2 de 157 g/km. El más potente de los tres diesel es el motor de cuatro cilindros de 170 CV con un impresionante par motor máximo de 350 Nm, alcanzado entre las 1.750 y las 2.500 rpm, con un consumo combinado de 5,9 litros a los 100km y unas emisiones de CO2 de 155g/km.

Todas las versiones de los motores con tracción 4×4 se montan con una caja de cambios manual de seis velocidades.

Škoda Scout
El Škoda Scout forma parte del popular y creciente segmento de los vehículos de perfil todoterreno. Dentro de su categoría, no sólo destaca por su diseño y cualidades de conducción, sino también por su capacidad de carga, ya que el maletero tiene una capacidad de 605 litros que llegan a los 1.655 con los asientos traseros abatidos. Las excelentes propiedades de tracción 4×4 cuentan con la aportación de la cuarta generación del embrague electro-hidráulico Haldex multidisco.

El Scout cuenta con un motor de gasolina y un diesel. El 1.8 TSI turbo de gasolina de 160 CV está pensado especialmente para los clientes que prefieren un motor potente con bajo consumo que pueda ofrecer unas buenas propiedades dinámicas. El 2.0 TDI CR DPF diesel de 140 CV también ha convencido a muchos usuarios por su calidad. Ambos motores se combinan con una caja de cambios manual de seis marchas, y desde el pasado mes de noviembre el motor diesel 2.0 TDI CR 140 CV 4×4 también se puede combinar con una caja de cambios DSG de seis velocidades.

El Skoda scout cuenta con una suspensión delantera McPherson y una trasera multi-brazo, en combinación con la tracción a las cuatro ruedas que garantizan una buena conducción. La tracción trasera ha sido confiada, al igual que sucede en el Octavia Combi 4×4, en el embrague electro-hidráulico Haldex multidisco de cuarta generación. En función del estado en el que se encuentra la carretera, la unidad de control Haldex establece la presión requerida sobre las ruedas, lo que afecta al nivel de embragaje y a la cantidad de tracción transmitida.

Škoda Octavia Combi 4×4
Decenas de miles de clientes en todo el mundo destacan el estatus del Škoda Octavia Combi 4×4 como un coche de cualidades y capacidades excepcionales. La distribución variable de potencia entre los ejes delantero y trasero del Octavia Combi 4×4 ofrece una tracción impresionante y una seguridad inmejorable en todas las situaciones. Además, la tecnología 4×4 no compromete la capacidad de carga del modelo familiar. Dado el poco espacio que ocupa el embrague electrónico multidisco Haldex de cuarta generación, esta versión del Octavia Combi tiene la misma capacidad de carga que la que cuenta con tracción delantera.

El vehículo es un práctico compañero durante todo el año, tanto para trabajar como para disfrutar del tiempo libre. El Škoda Octavia Combi 4×4 no sólo se desenvuelve con soltura en nieve y hielo, también en carreteras sinuosas y bajo condiciones de conducción difíciles. Al margen de su practicidad, el diseño atractivo y atemporal de este modelo tiene un gran atractivo por su comodidad. Los conductores apreciarán las capacidades del coche en situaciones diarias y se beneficiaran de un uso más eficiente de la potencia.

El Octavia Combi 4×4 está disponible en nuestro país con el motor 1.6 TDI CR de 105 CV, con caja de cambios manual de seis velocidades y filtro de partículas. Un motor con un consumo de 5,4 litros a los 100 kilómetros y con unas emisiones de CO2 de 141 g/km.

Škoda Superb y Superb Combi 4×4
La aplicación de la tracción 4×4 al potente buque insignia de Skoda añade todavía más seguridad y confortabilidad en la conducción a este modelo de grandes prestaciones. Se puede encontrar tanto en su versión berlina como en su versión familiar Combi.

La gran estrella de esta gama es la versión superior, con el potente motor 3.6 FSI V6 de 260 CV y caja de cambios DSG de seis velocidades, disponible para Superb y Superb Combi. Acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 6,5 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h, lo que le permite superar las distintas condiciones de la carretera sin esfuerzo y con estilo. El motor logra su par motor máximo de 360 Nm entre las 2.500 y 5.000 rpm. El consumo combinado es de 10.1 litros a los 100 km con unas emisiones de CO2 de 235 g/km.

La tracción a las cuatro ruedas asegura que su inmensa potencia se convierta en propulsión de forma fiable. El embrague Haldex de cuarta generación controla electrónicamente el flujo de potencia y puede transmitir hasta 2.000 Nm del par motor a las ruedas traseras en caso de que sea necesario.

Otras tres motorizaciones están disponibles, una de gasolina y dos diesel. La primera es el motor 1.8 TSI de 160 CV, con caja de cambios manual de seis velocidades, mientras que las versiones de gasoil son las 2.0 TDI de 140 y 170 CV, ambas con tecnología common rail y filtro de partículas diesel, y con la caja de cambios de seis velocidades, DSG en el primer caso y manual en el segundo.

En estos casos, las prestaciones fluctúan entre los 204 km/h de velocidad máxima del motor 2.0 TDI de 140 CV, pasando por los 217 del 1.8 TSI y hasta los 219 del 2.0 TDI de 170 CV. La aceleración de 0 a 100 km/h es de 8,7 segundos para el motor de gasolina, de 9 en el caso del TDI de 170 CV y de 10,7 para el TDI de 140.
El consumo del motor 1.8 TSI de 160 CV es de 8,1 litros a los 100 km, con unas emisiones de CO2 de 189 g/km. En el caso de los diesel, ambas versiones consumen 6,2 litros de combustible a los 100 km y emiten 162 (140 CV) y 163 (170 CV) g/km de CO2.

Los Superb y Superb Combi 4×4 están disponibles en tres niveles de equipamiento: Ambition, Elegance y Exclusive. El equipamiento de serie de los modelos 4×4 incluye el ESP, con ABS, TCS, EDS y HBA DSR, RBS (asistente de frenada hidráulico).

Gama GreenLine

En Škoda, tecnología, sostenibilidad y respeto con el medioambiente son valores que se unen bajo el concepto GreenLine. La gama más ecológica de la marca checa está pensada para todo tipo de conductores. Todos y cada uno de los modelos que conforman la extensa y completa oferta automovilística de la marca disponen de una versión GreenLine, que se caracterizan por alcanzar unos niveles de consumo de combustible realmente bajos y obtener las mínimas emisiones de CO2. Todo ello, sin renunciar por ello a unas prestaciones envidiables.

Tras el lanzamiento de la primera generación GreenLine en 2007, ahora la marca intensifica el valor sostenible de esta gama gracias a una tecnología todavía más avanzada.

Tecnología GreenLine
Para adaptar sus modelos a la familia GreenLine, Škoda ha aplicado una serie de elementos tecnológicos que tienen su pilar en los motores TDI con sistema de inyección directa common rail y turboalimentador. El de menor capacidad, el 1.2 TDI CR de 75 CV, lo montan los modelos Fabia y Roomster GreenLine, mientras que el más potente, 1.6 TDI CR de 105 CV, impulsa el Octavia, Superb y el Yeti. Ambos han sido sometidos a distintos ajustes para optimizar sus niveles de consumo y emisiones de CO2.

Una de las tecnologías que ayudan a optimizar estos valores es el sistema Start-Stop, que puede llegar a reducir el consumo hasta en un diez por ciento. Éste sistema se basa en detener el motor cuando su uso no es necesario. De esta forma, el motor se detiene con el coche parado y el cambio de marchas en punto muerto, y se pone en marcha de nuevo cuando el conductor así lo requiere, con sólo presionar el embrague.

Otro de los sistemas que ahorran energía o combustible es la recuperación de energía en las frenadas, que recarga la batería gracias a la potencia cinética generada por el mismo vehículo. De este modo, no requiere consumo de combustible.
Otras medidas para optimizar el dinamismo del vehículo son la utilización de neumáticos de baja resistencia a la rodadura, que requieren un menor esfuerzo motriz para lograr la misma velocidad, y las mejoras aerodinámicas y de peso. Además, todos los vehículos de la Gama GreenLine incorporan el indicador de recomendación de marcha, que muestra la marcha más adecuada a utilizar en función de la velocidad del momento, esta medida ayuda al conductor a optimizar el rendimiento del motor con el mínimo consumo.

Fabia, Fabia Combi y Roomster GreenLine
Las dos versiones del Fabia y el Roomster comparten el mismo motor, el más pequeño y compacto de los utilizados por la marca para equipar su serie más ecológica y con menor consumo. Es el motor 1.2 TDI de de tres cilindros, que ofrece una potencia de 75 CV y se combina con una caja de cambios manual de cinco marchas, generando un par motor máximo de 180 Nm a 2.000 rpm.
Se trata de un motor muy ahorrador, ya que su consumo en ciclo combinado se sitúa en 3,4 litros en ambas versiones GreenLine del Fabia y en 4,2 en el Roomster, al ser algo más pesado que sus hermanos. Su alto valor ecológico queda reflejado en los 89 gramos de CO2 que emite (Fabia y Fabia Combi GreenLine) y que llegan a los 109 gramos en lo que respecta al Roomster GreenLine.

Estos valores de ahorro y de respeto por el Medio Ambiente no restan prestaciones a un motor que, con sus 75 CV, lleva al Fabia y al Fabia Combi a alcanzar los 172 km/h, y los 165km/h del Roomster. La aceleración de 0 a 100 km/hora de estas versiones se sitúa en 14,2, 14,3 y 15,4 segundos respectivamente.
Todos estos valores están caracterizados por la aplicación de medidas comunes que hacen de la gama GreenLine un ejemplo de movilidad sostenible.

Octavia y Octavia Combi GreenLine
Los modelos Octavia y Octavia Combi GreenLine equipan el potente y ahorrador motor 1.6 TDI 105cv, con sistema de inyección common rail y caja de cambios manual de cinco velocidades, que permite el máximo provecho de la eficiencia de este motor El par motor máximo de 250 Nm que entrega entre las 1.500 y 2.500 rpm garantiza una respuesta contundente, pero progresiva, en cada situación.
Las prestaciones en ambos casos son muy similares. Tanto el Octavia como el Octavia Combi GreenLine tardan 11,4 segundos en alcanzar los 100 km/h y sus velocidades máximas son de 192 y 191 km/h, respectivamente.
El consumo y las emisiones difieren en ambas versiones, ya que el Octavia gasta 3,4 litros a los 100 km y emite 99 gramos de CO2, mientras que la versión Combi consume 3,6 litros y emite 109 gramos de CO2.

Superb y Superb Combi GreenLine
Los Škoda Superb y Superb Combi GreenLine también comparten el propulsor 1.6 TDI de 105 CV con sistema de inyección common rail, que asegura un consumo y un nivel de emisiones muy bajos.

Su potencia máxima de 105 CV se alcanza en las 4.000 rpm, mientras que el par motor máximo de 250 Nm está disponible desde las 1.500 a las 2.500 rpm. El nivel de prestaciones es muy elevado, teniendo en cuenta las características del motor. En el caso del Superb GreenLine, la velocidad máxima es de 192 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 12,5 segundos. El Superb Combi GreenLine, basado en uno de los modelos más jóvenes de la marca, tarda 12,6 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h y alcanza una velocidad máxima de 190 km/h.
En este caso, los niveles de consumo de ambos modelos son idénticos y se sitúan en unos increíbles 4,4 litros en ciclo combinado, mientras que las emisiones de CO2 también son las mismas para el Superb GreenLine y el Superb Combi GreenLine, situándose en tan sólo 114 gramos de CO2 por kilómetro.

Yeti GreenLine
Pese a ser uno de los modelos más jóvenes de la marca, el Škoda Yeti ya ha sido sometido a una importante evolución para incorporarse a la saga más sostenible de la marca. El Yeti GreenLine viene equipado con el motor más potente de esta ecológica y ahorradora versión, el 1.6 TDI de 105 CV con sistema de inyección directa common rail, que se combina con la caja de cambios manual de 5 velocidades y ofrece un par motor máximo de 250 Nm entre las 1.500 y las 2.500 rpm.

Con este rendimiento, y teniendo en cuenta las características del modelo, los 176 km/hora de velocidad punta que puede alcanzar son un valor muy destacado, como también lo son los 12,1 segundos que tarda en pasar de 0 a 100 km/hora. Todo ello, acompañado por unas bajas emisiones de 119 gramos de CO2 por kilómetro y un consumo de 4,6 litros en ciclo combinado.
La versatilidad de este modelo, con el que se pueden compaginar a la perfección los desplazamientos diarios y el tiempo de ocio, alcanza un mayor valor con la aplicación de las características propias de la versión GreenLine, y con su correspondiente equipamiento de serie y como opcional

Política medioambiental de Škoda: más allá de los vehículos
Además de impulsar la producción de vehículos ecológicos y económicos, que siempre han cumplido las normativas medioambientales de los distintos mercados, la política medioambiental que Škoda ha puesto en práctica a lo largo de las últimas décadas tiene múltiples aplicaciones. La marca también ha alcanzado este nivel de sostenibilidad en el propio proceso de fabricación de sus vehículos, además de implicarse en numerosas campañas de concienciación social y liderar iniciativas ecológicas en el campo de la automoción.

En sus diversas plantas de producción, Škoda ha realizado importantes progresos a nivel ecológico, ya que, entre los años 1997 y 2009, ha logrado rebajar las emisiones industriales en un 60% gracias a la introducción de nuevas técnicas de producción. La modernización de las fuentes de energía, así como los sistemas para optimizarla y reutilizarla, han contribuido significativamente a la reducción de las emisiones de dióxido de azufre, contaminantes sólidos y monóxido de carbono.
El óptimo tratamiento de las aguas residuales es otra actividad ligada a los procesos productivos de la compañía. Además de rebajar su consumo de forma sistemática cada año, se ha impulsado un importante proceso de cambio hacia la menor producción de residuos no metálicos, con una reducción superior al 50% desde 1997.

Pese a la situación económica existente en todo el mundo, la previsión de protección del medio ambiente supone en la actualidad una parte destacada de los presupuestos de los nuevos proyectos de Škoda. Ško-energo es su división encargada de planificar todo el consumo energético de la compañía en sus procesos productivos, con el objetivo de reducir las emisiones de aquellos gases ocasionados por el proceso de producción de energía, susceptibles de propiciar el efecto invernadero.
Estos métodos de trabajo respetuosos con el medio ambiente, que forman parte del proceso de formación de los operarios de la compañía, han sido motivo de diferentes distinciones en la República Checa y otros países. A todo ello, cabe añadir campañas de repoblación forestal, habiendo plantado 250.000 árboles en la República Checa, o encuentros y reuniones de trabajo para estudiar la mejora de la protección medioambiental.

La participación en este tipo de acciones internacionales, así como en el resto de actividades productivas, Škoda muestra su firme compromiso con el desarrollo sostenible y ecológico, y su voluntad de extender este compromiso más allá de sus productos, representados en el mercado automovilístico por el sello GreenLine y aplicado ya a todos y cada uno de los modelos de su gama.

Noticias relacionadas