25. 03. 04

DOSSIER NUEVO ŠKODA OCTAVIA

DOSSIER NUEVO ŠKODA OCTAVIA

NUEVO ŠKODA OCTAVIA

Introducción Pág. 1

Debut mundial

Harald Ludanek, Director de I+D de Škoda Auto

Thomas Ingenlath, Director de Diseño de Škoda Auto

Historia del Octavia 1959-2004

El Nuevo Škoda Octavia Pág. 9

Carrocería

Equipamiento

Seguridad

Motores

Transmisiones

Chasis

Fichas técnica Pág. 32

Ficha de equipamiento Pág. 36


NOTA:

Toda la información contenida en este dossier de prensa se refiere específicamente al mercado español.

El equipamiento puede ser susceptible de alguna modificación en el momento del lanzamiento del nuevo Octavia en nuestro país.

DEBUT MUNDIAL DEL NUEVO ŠKODA OCTAVIA

El debut mundial del Škoda Octavia tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2004. El nuevo Octavia un vehículo completamente nuevo, aunque mantenga el nombre de su antecesor, que continuará todavía en producción.

La anterior generación del Škoda Octavia tomó su nombre de la rica historia de Škoda. El primer Škoda Octavia fue presentado al público en 1959. Era una nueva versión del Škoda 440, también llamado Spartak, que había sido fabricado anteriormente. Este primer Škoda Octavia era una berlina de dos puertas con cuatro asientos y fue extremadamente popular, no sólo en el mercado doméstico, sino también en el exterior; además de en los mercados europeos, el coche se exportó con éxito a Sudamérica y Nueva Zelanda. La versión familiar y uno de los más atractivos cabriolet producidos por Škoda, el Škoda Felicia, fueron derivados del Octavia. El Škoda Octavia se fabricó hasta 1964, año en que se le reemplazó por el nuevo Škoda 1000 MB. Por su parte, la versión familiar se mantuvo en producción hasta 1971. Un total de 365.000 Octavia fueron producidos entre 1959 y 1971.

El Octavia lanzado en 1996 supuso un hito significativo en la historia moderna de Škoda. Representó una nueva imagen y expresión del producto y, al mismo tiempo, identificó claramente la orientación de las futuras metas del fabricante. A la berlina se sumó la versión familiar, que inició su producción en 1998. Posteriormente, toda la gama Octavia recibió importantes cambios estéticos en 2000. El Škoda Octavia ha sido reconocido por el público como un vehículo fiable, sólido y de excelente relación calidad-precio. Con estas cualidades se ha ido ganando la confianza de los usuarios y el reconocimiento de los expertos. Esto se ha visto reflejado en el éxito de ventas que ha desbordado todas las previsiones -el número de Octavia fabricados supera el millón de unidades-. El Octavia ha contribuido a un cambio revolucionario en el conocimiento público de Škoda y, por tanto, ha mejorado significativamente la imagen de la marca.

El nuevo Octavia es un vehículo completamente diferente, en el que se han utilizado las últimas tecnologías. Un ejemplo es la adopción de los motores de gasolina de inyección directa FSI, que hacen al coche más dinámico y al mismo tiempo más económico. Otra importante mejora es la transmisión DSG, con posibilidad de utilizar el cambio de forma automática y manual, que aumenta las prestaciones del vehículo y ayuda a mejorar el consumo de combustible. Por último, pero no menos importante, está el nuevo chasis, con un eje trasero multibrazo, que proporciona un excelente comportamiento y un confort de marcha superior.

Como el modelo precedente, el nuevo Škoda Octavia se sitúa a mitad de camino entre el segmento medio-compacto (segmento C) y el medio (segmento D). Con él se mantiene la estrategia de Škoda de, por un valor similar al de sus competidores, ofrecer un «pequeño extra». El Škoda Octavia alcanza estos objetivos gracias, entre otras cosas, a su amplio maletero. El nuevo Škoda Octavia tiene un espacio mayor para equipajes y, además, gracias a su avanzado diseño, más amplitud en las plazas traseras. La avanzada tecnología del nuevo Octavia y sus sofisticados componentes hacen más placentero el uso del vehículo. El nuevo vehículo viene equipado con elementos más propios de automóviles de un segmento superior, como el Climatronic bizonal, distribución de aire para los asientos traseros a través de salidas regulables de forma independiente, reposacabezas activos integrados en los asientos delanteros y sistema de control de la presión de neumáticos (TPM). Como equipo de serie, todos los Škoda Octavia llevan cuatro airbags (6 para los acabados Ambiente y Elegance) y sistema de frenos antibloqueo (ABS) con asistente de frenada.

La nueva generación del Škoda Octavia será lanzada en nuestro país coincidiendo con la celebración del Salónd el Automóvil de Madrid.

Harald Ludanek, Director de Investigación y Desarrollo de Škoda Auto

Desde su lanzamiento, en 1996, el Octavia ha sido extremadamente popular entre los clientes. La fuerza del coche reside, entre otros, en su diseño atractivo y atemporal, que aún hoy sigue vigente; su robustez tecnológica, elevada fiabilidad, perfecta factura y máxima calidad. Todo ello, junto a su favorable relación precio/prestaciones, le hace atractivo para muchos conductores. El buen concepto del vehículo se pone de manifiesto por el éxito en los diferentes mercados.

¿Cómo podemos ir más allá con este excelente coche sin afectar dicha relación precio/prestaciones? Esta fue una cuestión que nos preguntábamos y discutíamos frecuentemente al principio del desarrollo. La respuesta es el nuevo Octavia, que está siendo presentado ahora a la prensa y al público después de tres años de desarrollo e innumerables pruebas de conducción. Con el máximo esfuerzo y la tradición de cien años de ingeniería de Škoda, un equipo de expertos en Mladá Boleslav han creado el nuevo Octavia, que puede satisfacer los requerimientos de seguridad, fiabilidad y versatilidad de un gran número de clientes, a un precio atractivo. Desde el comienzo de los trabajos en el nuevo Škoda Octavia, se han tenido en cuenta los últimos avances tecnológicos en tipos de chasis y dirección, los nuevos materiales existentes, los nuevos conocimientos en materia de ergonomía, así como la nueva legislación en seguridad de los vehículos y en protección del medio ambiente. Además, se han utilizado un buen número de sofisticados detalles, como múltiples guanteras portaobjetos, ganchos para colgar bolsas de la compra o indicadores adicionales en la pantalla de la radio. Gracias a todo esto, el nuevo Octavia puede satisfacer las necesidades de los compradores en seguridad, fiabilidad y flexibilidad de uso.

El nuevo Škoda Octavia, modelo clave para Škoda Auto, volverá a satisfacer a sus propietarios con una excelente calidad, fiabilidad, probada tecnología y un precio de compra atractivo, al igual que sus costes de mantenimiento. Como el modelo actual, el nuevo Octavia destaca por su buena amplitud. Los pasajeros del asiento posterior disponen de más espacio para las piernas y ven incrementado el confort gracias a que la distancia entre ejes aumenta en 66 mm. El maletero también tiene ahora 36 litros de capacidad más, para llegar a los 560, y destaca por detalles bien diseñados para el equipaje. Desde el punto de vista de sus dimensiones, el nuevo Octavia se ha colocado deliberadamente entre los segmentos C y D. Esto obedece a la estrategia de Škoda de ofrecer «un poco más de coche» por un valor similar al de sus competidores. Éste es el motivo por el que el nuevo Octavia continuará siendo un coche familiar atractivo, válido para el ocio y con un diseño actual que le ayudará a mantener su valor. Su buena calidad y perfecta manufactura garantizan el valor del vehículo a largo plazo.

El Octavia es un coche de nuevo desarrollo en el que se han aplicado las últimas tecnologías:

  • Nuevos motores FSI de gasolina con inyección directa, que proporcionan a la vez un bajo consumo y una gran potencia;
  • Eje trasero activo multibrazo;
  • La dirección asistida electromecánica con varias funciones, como la dureza progresiva y el autocentrado del volante.

    El nuevo Škoda Octavia esta disponible con tres motores de gasolina, dos de ellos FSI con inyección directa de combustible, además de dos diesel con inyección a alta presión, mediante el sistema de inyector-bomba (TDI-PD). La gama de motores, con varias cilindradas y potencias, cubren las demandas de un amplio número de compradores. Junto a las transmisiones manuales, los motores de gasolina podrán montar la transmisión Tiptronic automática de seis velocidades. La excepcional transmisión DSG, con cambio de marchas directo, está disponible para las motorizaciones diesel. Se trata de una caja de cambios de tecnología revolucionaria; utiliza el principio de los dos embragues, con el resultado de una transmisión manual extremadamente eficiente y el confort de una caja automática. La transmisión DSG permite un cambio de velocidades adecuado, rápido y preciso, sin interrupción de la fuerza de transmisión, un sistema que anteriormente sólo se había utilizado en competición.

    La dirección electromecánica ayuda al conductor a mantener el control del vehículo con precisión y seguridad. Es una dirección asistida que se adapta a cada situación momentánea de la conducción. Se ha realizado un importante esfuerzo para asegurar que el volante vuelve a la posición central cuando se conduce en línea recta. La dirección asistida ha sido diseñada para responder de acuerdo a la velocidad y al ángulo de giro. Esto produce una estupenda sensación de control, tanto en autopistas a alta velocidad, como en maniobras de aparcamiento en ciudad. La nueva dirección ayuda a mantener la trayectoria correcta, tanto en carreteras con ondulaciones, como con viento lateral.

    Además, el eje trasero multibrazo también garantiza un control activo y seguro del coche. Las fuerzas laterales y longitudinales son absorbidas independientemente unas de otras y se han conseguido neutralizar de forma adecuada usando esos brazos transversales y longitudinales. Este sofisticado diseño proporciona seguridad a la conducción y, a la vez, un elevado grado de confort.

    Con este nuevo Octavia, Škoda vuelve a ofrecer un producto visualmente atractivo y tecnológicamente avanzado, que cumple con las crecientes demandas de los consumidores en materia de seguridad, economía de utilización y diseño. Todo el equipo de desarrollo de Škoda está convencido de que con el nuevo Octavia han creado de nuevo un coche de éxito para el futuro y para nuestros clientes -un vehículo que será un compañero fiable para su uso diario-.

    De hecho, todo aquél que tenga la oportunidad de probar los avances y mejoras del vehículo por sí mismo lo apreciará sin duda. Les deseamos a ustedes y a nuestros clientes unas interesantes pruebas y esperamos con interés sus opiniones, que servirán para las actualizaciones futuras del modelo.

    Atentamente,

    Harald Ludanek

    Director de Desarrollo Técnico de Škoda Auto

    Cuatro preguntas para Thomas Ingenlath, el Responsable de Diseño de Škoda Auto

    ¿Cuáles fueron sus intenciones cuando empezaron a diseñar el nuevo Škoda Octavia?

    La meta era crear uno de los coches más atractivos de su clase, que pudiera dar una impresión de progreso, pero sin cometer excesos. Con esta elegancia atemporal, el nuevo Škoda Octavia debe continuar la historia de su predecesor.

    ¿Cuál fue la base para crear el diseño, en qué se inspiró?

    El concepto y el diseño del actual Škoda Octavia es un gran éxito. Por tanto, nosotros preferíamos claramente el camino de evolucionar el desarrollo del modelo actual, que es todavía el de un coche atractivo y popular, más que dar un salto revolucionario. Hemos enfatizado los rasgos típicos del diseño de Škoda y, simultáneamente, desarrollado otros nuevos. El nuevo Octavia produce una impresión de solidez, combinada con un carácter individual único.

    ¿En su opinión, cuál es la fórmula del éxito en el diseño del nuevo Škoda Octavia?

    El Škoda Octavia combina un diseño deportivo y dinámico con un excelente valor para su uso cotidiano, gracias a un gran maletero. La distancia entre ejes del nuevo Octavia es 66 mm. mayor, lo que proporciona no sólo más espacio para las piernas de los pasajeros de atrás, sino también prolonga visualmente el compacto diseño del habitáculo. La carrocería del nuevo Škoda Octavia tiene un diseño preciso y atractivo. La combinación de suaves transiciones con líneas marcadas, expresa fuerza y dinamismo.

    El Octavia tiene la típica parrilla de Škoda dominando, con el borde cromado, las rejillas verticales y el logo de la marca. Ha sido claramente integrado en la forma de la carrocería y es la base para todas las líneas de diseño del vehículo. La parrilla ha llegado a ser un elemento de identificación típico de los modelos Škoda.

    Otro atributo importante del nuevo Škoda Octavia es su posicionamiento fuera de las categorías estándar. Igual que el modelo precedente, el nuevo Škoda Octavia se sitúa a mitad de camino entre los segmentos C y D. Esto continúa la estrategia de Škoda de ofrecer «un poco más de coche» por el mismo precio que sus competidores.

    ¿Qué elementos del diseño del nuevo Škoda Octavia destacaría?

    Los coches Škoda tradicionalmente tienen líneas horizontales en el capó, que vienen desde el logo y la parrilla del radiador. El diseño de aletas y capó crea la imagen de un coche largo y simboliza velocidad y dinamismo. El capó es sólido y majestuoso; las aletas deportivas son bajas y dan aspecto de fuerza y dinamismo.

    Otro elemento típico importante del nuevo Škoda Octavia es la forma del pilar B que hemos diseñado. La transición desde los laterales de la carrocería a los pilares es suave, con las esquinas de las ventanillas redondeadas. Los pilares parecen troncos fuertes que nacen de la carrocería y soportan el techo. Producen sensación de seguridad, estabilidad y fiabilidad, como las raíces de un árbol enterradas en el suelo. Estos pilares están inclinados para evocar la idea de un árbol doblado por un viento fuerte, lo que da la impresión de flexibilidad y dinamismo. Además, este diseño hace que la carrocería parezca un monolito fuerte «cortado» por los cristales.

    Las luces traseras del nuevo Škoda Octavia saltan a la vista inmediatamente. La vista posterior enfatiza el rojo de los pilotos alrededor del punto blanco central de las luces traseras, de manera que el Octavia da la impresión de guiñar un ojo en tono confidencial. Es uno de los elementos de diseño dominantes del nuevo Octavia que, por consiguiente, es perfectamente visible de noche.

    Škoda Octavia 1959-2004

    El primer Škoda Octavia salió de la fábrica de Mladá Boleslav en 1959. Era una nueva versión del Škoda 440, también llamado Spartak, que había sido fabricado hasta esos momentos. Las innovaciones más importantes se encontraban en el eje delantero, con muelles en lugar de ballestas, y en la carrocería, con una nueva parrilla. El Škoda Octavia llegó a ser un coche popular y de éxito, del que se vendieron 311.293 unidades de dos puertas y tres volúmenes, más otros 54.086 familiares.

    Comparado con los coches actuales, el Škoda Octavia era un relativamente pequeño dos puertas de cuatro asientos, con motor delantero y tracción trasera. El modelo de Octavia básico estaba equipado con un motor de 1.089 cc., árbol de levas en cabeza y casi 30 kW de potencia. La gama se completaba con otras versiones más potentes, denominadas Octavia Super, con motores de 1.221 cc. que producían una potencia de 33-35 kW a 4.200-4.500 rpm, y los Octavia TS (Touring Sport) y Octavia 1200 TS (40,4 kW a 5.100 rpm.) estaban derivados de esas versiones.

    Tenían suspensión independiente en las cuatro ruedas, el eje delantero con un diseño trapezoidal y el trasero con dos semibrazos. El excelente diseño del coche permitió que de él derivasen unas versiones roadster (Felicia, Felicia Super) y el Octavia Combi.

    El Octavia Combi se fabricaba simultáneamente con el Octavia y, después de terminar la producción de este último, continuó construyéndose junto con el nuevo modelo Škoda 1000 MB (1964-69) y su sucesor, el Škoda 100 (1969-76). Al ser prácticamente imposible fabricar versiones familiares en la plataforma de estos nuevos modelos, por llevar el motor detrás, hizo que la demanda del Octavia Combi se mantuviera alta.

    Todas las versiones del Octavia llegaron a ser muy populares en todos los sitios donde se vendieron. Fue un coche fiable y de éxito, con un diseño simple, robusto y unas cualidades dinámicas destacables. El Octavia se vendió prácticamente en todo el mundo, en algunos sitios ya como producto manufacturado y en otros como conjunto de piezas para ser montado en el destino final. El chasis básico, en el que varios constructores montaban después sus propias carrocerías, era también exportado a varios países (por ejemplo, Nueva Zelanda o Pakistán). Además, este coche participó en muchas competiciones de prestigio (Rally Vltava, Raid de Polonia, Tour de Europa, Rally del Sol de Medianoche de Suecia, Rally de Montecarlo, Rally de los 1.000 Lagos, Rally Acrópolis, Rally Lieja-Sofia-Lieja, etc.). Los Octavia, bien en manos de pilotos oficiales o de equipos privados, obtuvieron multitud de galardones (uno de los más conocidos y exitosos equipos fue el de los finlandeses Keinänen y Eklund).

    El Škoda Octavia lanzado en 1996 fue un hito muy significativo en la moderna historia de Škoda. Representaba una nueva imagen y la nueva cara de la marca y, al mismo tiempo, identificaba claramente la orientación y metas de cara al futuro. Era un coche con un concepto completamente nuevo; por primera vez en mucho tiempo, Škoda produjo un auténtico segundo modelo en su gama, que se distinguía no sólo por sus diferentes motores o tipos de carrocería. La producción de la variante Combi o familiar comenzó en 1998 y toda la gama Octavia se renovó en 2000. El Škoda Octavia ha llegado a ser reconocido por el público como un vehículo fiable, sólido y una excelenta relación valor/`precio. Gracias a sus excelentes cualidades ha conseguido ser muy popular entre los compradores y se ha ganado el respeto de los expertos. Esto se ve perfectamente reflejado en el éxito de sus ventas, que ha superado todas las expectativas -el número de Octavia fabricados ha pasado del millón-. El Škoda Octavia ha contribuido a un cambio revolucionario en la percepción de Škoda por parte de los compradores y ha mejorado significativamente la imagen de la marca.

    EL NUEVO ŠKODA OCTAVIA

    Diseño

    El diseño del nuevo coche, con su elegancia atemporal, se reconoce claramente como el de un miembro de la familia Škoda y de la gama Octavia, pero con un dinamismo y una elegancia informal añadidos. El coche tiene una fiabilidad alta y una apariencia atractiva. Aunque los parámetros técnicos del nuevo Škoda Octavia lo sitúan en el segmento medio-compacto, sus dimensiones, sus formas y la apariencia de su conjunto transmiten la impresión de un modelo del segmento inmediatamente superior.

    El Octavia de la generación precedente tenía un diseño clásico, elegante y de gran éxito. El diseño del nuevo coche ha evolucionado respecto al de su antecesor, pero mantiene todavía sus rasgos característicos. No se ha realizado ningún cambio radical, sin embargo, sí se han producido avances significativos para resaltar la impresión emocional. El equilibrio entre las dimensiones y esa mezcla de líneas rectas y suavemente afiladas produce el efecto de una figura armoniosa. Con esta expresión dinámica, el Octavia ofrece la imagen de un clásico tres volúmenes.

    Diseño exterior

    El rasgo dominante en la parte frontal del coche es la típica parrilla, con el borde cromado, rejilla vertical y el logotipo de Škoda, el diseño que refleja la larga y rica historia de Škoda. La parrilla se integra perfectamente con el diseño del coche, formando un conjunto armonioso. Esta parrilla, colocada en la parte frontal, determina el carácter de todo el vehículo. De grandes dimensiones, produce una sensación de confianza y ambición.

    El paragolpes delantero ha sido completamente integrado en las formas del coche, sin las uniones normales con la carrocería. Esta integración refuerza el diseño limpio y uniforme de dicha carrocería.

    Un elemento tradicional de los coches Škoda son las líneas horizontales en el capó, que continúan a través del logotipo y la parrilla. El capó, con forma de «V», crea la imagen de un automóvil largo y su diseño estilizado simboliza velocidad y dinamismo. Además, hace que las aletas parezcan más anchas, lo que produce una sensación de firmeza y fiabilidad.

    Las ópticas transparentes, que se prolongan sensiblemente por los laterales de la carrocería, también contribuyen a que ésta parezca más ancha. Este efecto se enfatiza por la noche por la localización de los intermitentes integrados en los retrovisores. Los faros antiniebla están situados en la parte baja del paragolpes. Su forma, situación y tamaño enfatizan la expresión frontal del automóvil.

    La transición entre la carrocería y el pilar A es progresiva y está cuidadosamente realizada, como si de un molde se tratara. El borde del capó por delante del cristal delantero tiene el suficiente espacio para acomodar los limpiaparabrisas progresivos, para que no ofrezcan resistencia aerodinámica en su posición habitual.

    El rasgo dominante desde una vista lateral es un elegante arco que va del pilar A, a través del techo, hasta el pilar C, dando al coche un aspecto deportivo. El pilar C, que en su parte inferior se curva hacia adelante en su línea descendente, hace que el interior parezca más grande. El largo techo, combinado con la línea en cuña del perfil lateral, también influye en ese aspecto de carácter dinámico. La soldadura láser hace que la transición entre el techo y los laterales del coche sea absolutamente precisa y plana. La sólida carrocería continúa por el lateral desde la línea de los faros delanteros hasta las luces posteriores. Las molduras de las puertas producen una impresión de robustez y fiabilidad. Los intermitentes se han integrado en los retrovisores exteriores, lo que contribuye al diseño plano de los pasos de rueda.

    Un elemento de diseño original, que distingue a la nueva generación del Škoda Octavia de otros modelos de la competencia, es el pilar B. Éste refuerza particularmente un elemento típico del diseño de los Škoda -el pilar B coloreado que se estrecha hacia arriba-. Dicho estrechamiento es todavía más acusado en el nuevo modelo y se resalta aún más por los bordes redondeados de las ventanillas. La forma del pilar B proporciona una sensación de solidez al diseño de la carrocería.

    La luna trasera se integra suavemente en el borde de la tapa del gran maletero que remata la parte posterior del automóvil. Esas formas influyen positivamente en las características aerodinámicas del coche, además de resaltar su diseño dinámico. Al igual que el paragolpes delantero, el trasero ha sido integrado en el diseño general del vehículo y tiene una abertura para el tubo de escape.

    La forma de las luces traseras y la manera en que iluminan son otro elemento típico del nuevo coche. Cuando las luces están encendidas, una zona roja en forma de «C» se ilumina y enmarca la parte central de color blanco, donde van los intermitentes y la luz de marcha atrás. Esto produce una impresión llamativa. Las luces de freno y antiniebla han sido integradas dentro del área de las luces traseras. Por su forma, que se prolonga hacia los laterales del coche, las luces traseras proporcionan un marcado efecto de espacio. Las luces traseras integradas son perfectamente visibles.

    Diseño interior

    El interior del nuevo Škoda Octavia ofrece un espacio mayor, tanto en la parte delantera como en la trasera. El nuevo diseño avanzado, en combinación con los materiales de la más alta calidad, contribuye a crear un ambiente relajado y confortable para el conductor y los pasajeros. Los numerosos compartimentos para depositar objetos ayudarán al confort de los pasajeros.

    El panel de instrumentos tiene un elegante diseño y una buena terminación. Su superficie es blanda y de un tacto agradable. Esta línea de diseño continúa hacia abajo por el túnel central. Unos guarnecidos decorativos en el panel de instrumentos y en las puertas refrescan el ambiente interior. Según los equipamientos específicos existen diferentes guarnecidos. Todos los mandos de control están correctamente colocados y son de acceso fácil para el conductor.

    Al igual que el capó con forma de alas destaca sobre la superficie de la carrocería, uno de los elementos principales del interior es la consola central. Los mandos para el control del sistema de audio, navegación y climatización, junto con otros botones, han sido colocados ergonómicamente en la consola central. Esta consola se mezcla de forma armoniosa con el túnel que se extiende entre los dos asientos delanteros. La versión Elegance tiene una guantera climatizada con salidas de aire regulables para los asientos traseros. La tapa de esta guantera puede utilizarse simultáneamente como apoyabrazos regulable. Otra útil guantera (cerrada en la versión Ambiente y equipamientos superiores) está situada en el centro del panel de instrumentos por encima de la consola central.

    El nuevo y atractivo volante de cuatro radios ha sido cuidadosamente diseñado para cumplir con los requisitos ergonómicos. Tanto el pomo de la palanca de cambios como el volante son de tacto muy agradable y resaltan el concepto del interior. El bien acabado panel de instrumentos está dominado por dos grandes esferas (velocímetro y cuentarrevoluciones), con los números en relieve. Durante la conducción nocturna, los mandos e instrumentos tienen la típica iluminación verde que no distrae la atención del conductor, incluso en recorridos largos.

    El techo tiene un abultamiento longitudinal que empieza en el parabrisas y continúa entre los asientos delanteros hacia los pasajeros de las plazas posteriores, donde termina en una pequeña luz para iluminar el interior. Esto produce la sensación de un habitáculo separado para el conductor y acompañante (en el Ambiente y acabados superiores).

    Los paneles de puerta, de atractivo diseño, están recubiertos con materiales de gran calidad y agradable textura que resaltan el aspecto interior. En el confortable interior encontramos, además, varios detalles como el cromo plateado en los tiradores de las puertas, de tacto muy agradable y con una línea de silicona blanda en el interior (disponible en la versión Ambiente y superiores). Una de las muchas innovaciones del interior del Škoda Octavia es un diodo en color rojo en la puerta del conductor, que parpadea para señalizar y que reemplaza al anterior sistema de seguridad de formas más abultadas.

    El confort de los pasajeros en el nuevo Škoda Octavia se refuerza también con multitud de compartimentos para dejar objetos:

  • Guanteras en ambas puertas delanteras y traseras;
  • Espacio para botellas grandes (1 litro en ambas puertas delanteras);
  • Una gran guantera, enfrente del pasajero delantero, iluminada (disponible en el Ambiente y equipamientos superiores) y climatizada;
  • Un compartimento cerrado (abierto en el Classic) en la parte central del panel de instrumentos;
  • Un hueco a la izquierda y debajo del volante (puede sujetar dos latas, por ejemplo);
  • Un espacio de almacenaje en la consola central (con una radio de 1DIN);
  • Un doble posavasos multifunción en el túnel central, entre los dos asientos delanteros (de diferentes tamaños, también válido para latas);
  • Guantera de gran tamaño climatizada, situada entre los dos asientos delanteros (de serie en el Elegance) o compartimento de almacenaje, posavasos (para uno) y soporte para bolígrafo (disponible en Classic y el Ambiente);
  • Caja portaobjetos con una tapa de bisagra, situada bajo el asiento delantero derecho (disponible con el Elegance);
  • Bolsas en la parte frontal de las butacas delanteras;
  • Un cenicero (o pequeña caja) delante y detrás;
  • Bolsas en los respaldos de los asientos delanteros.

    Diseño de carrocería

    Se ha conseguido una mejora significativa en la rigidez de la carrocería, lo que se refleja de forma positiva en el comportamiento del vehículo e incrementa la seguridad pasiva. Gracias a la sólida protección anticorrosión de dicha carrocería, utilizando procesos de galvanizado y a través de la aplicación de capas anticorrosión en el momento del pintado, Škoda puede ofrecer doce años de garantía anticorrosión para la misma.

    Los vehículos Škoda son conocidos por su alta calidad de fabricación y el nuevo Škoda Octavia lo confirma. La perfecta unión de las piezas individuales de la carrocería, con mínimos huecos entre ellas, y el uso de nuevas tecnologías durante el proceso de producción, como la soldadura láser entre el techo y los laterales del coche -esto hace que las uniones entre ambas partes sean lisas y limpias, sin los clásicos cordones- son prueba de ello. Este especial cuidado en la fabricación y, en particular, la forma del diseño de la carrocería, tienen una influencia muy positiva en la aerodinámica del vehículo, que contribuye de forma significativa en la economía de uso del coche -el coeficiente de resistencia aerodinámica cx es de 0,30-.

    También se ha prestado una particular atención a los detalles. Un ejemplo es el sellado doble de las puertas. Con la puerta abierta se utiliza un sellado normal en el interior del borde del marco de la puerta. Pero además, las puertas tienen un sellado adicional, que se aplica cerca de la superficie de la carrocería y abarca la puerta completa. Este sellado rellena los huecos entre las puertas y otras partes de la carrocería. Esto tiene también una influencia positiva en las características aerodinámicas del coche y reduce los ruidos aerodinámicos, además de la suciedad acumulada en los huecos de puertas y pilares.

    Climatización

    El aire fresco y la temperatura adecuada son algunas de las condiciones básicas para que los pasajeros se sientan cómodos en el vehículo. Una nueva idea contribuye al excelente funcionamiento de la climatización del Octavia: una barra de ventilación colocada al fondo del panel de instrumentos, debajo del parabrisas. La barra está protegida por unas aletas. En el nuevo Octavia las tomas de aire que se utilizan habitualmente para canalizar éste hacia el parabrisas, han sido reemplazadas por una barra continua que abarca todo el ancho del parabrisas. Además, esta barra está dividida en dos canales independientes, uno para la ventilación del parabrisas y otro para la distribución de aire por el interior del vehículo. Esto permite tener una cantidad de aire suficiente para distribuir por el interior sin exponer a los ocupantes a un chorro de aire excesivo. La nueva barra situada debajo del parabrisas permite una ventilación interior sin corrientes de aire.

    Además de la barra de ventilación, el panel de instrumentos tiene cuatro salidas de aire estándar, dos en los laterales y dos en la parte central. Estas salidas de aire disponen de unas rejillas para ajustar la dirección del caudal y también pueden ser cerradas. Otras tomas situadas bajo el panel de instrumentos distribuyen el aire hacia las piernas del conductor y el pasajero de delante.

    Unas tomas colocadas debajo de los asientos del conductor y el acompañante distribuyen el aire a los pasajeros de la parte trasera. El Elegance tiene también dos tomas adicionales detrás de la guantera de gran capacidad, que puede ser cerrada y que permite a los pasajeros posteriores controlar su propia ventilación y regulación de la temperatura, con lo que se incrementa el confort.

    El Climatic, que ajusta la temperatura de distribución del aire y la mantiene, es de serie en el Škoda Octavia Classic y Ambiente. Una alternativa es el Climatronic, de serie en el Elegance, que controla electrónicamente la climatización en dos zonas independientes. Con sólo marcar la temperatura deseada, el Climatronic determina el volumen de aire que se requiere, la temperatura del mismo hasta alcanzar la previamente seleccionada y la dirección en que se ha de distribuir el chorro, usando para ello los datos obtenidos del sistema de sensores. Además, se pueden elegir diferentes valores para la parte izquierda y la derecha del habitáculo. La diferencia de temperaturas entre ambos lados puede llegar a alcanzar los 5° C. El aire es distribuido hacia los pasajeros de la parte trasera a través de unas salidas situadas bajo los asientos delanteros. El aire que se distribuye por las salidas de la gran guantera colocada entre los asientos delanteros tiene la misma temperatura media que la que sale por las tomas frontales.

    El Climatronic analiza no solamente los datos obtenidos de los sensores de temperatura en diferentes puntos del interior; también tiene en cuenta la intensidad de la radiación solar (el sensor de «radiación del calor solar» está situado en medio de la barra de ventilación ubicada bajo el parabrisas). De esta forma, el Climatronic ayuda a mantener la temperatura óptima en el interior del coche, con mínimos ajustes. Un filtro de polen limpia el aire distribuido hacia el interior. Los vehículos equipados con Climatronic vienen también con un filtro de olores.

    Asientos

    Los asientos tienen un diseño ergonómico y la rigidez óptima, lo que proporciona un alto grado de confort y una muy buena sujeción lateral. La butaca y el respaldo de los nuevos asientos son lo suficientemente largos para que el cuerpo se acomode sin problemas.

    Los asientos traseros son también extremadamente confortables y permiten a los pasajeros sentarse en una posición natural. En el nuevo Škoda Octavia el asiento trasero es abatible por completo (en la versión Classic) o en dos mitades asimétricas, 1/3 y 2/3 (disponible en los acabados Ambiente y Elegance). Un reposabrazos plegable ha sido integrado en el respaldo del asiento trasero del Elegance. Las fijaciones ISOFIX para anclar las sillas de los niños están colocadas entre el respaldo y los reposacabezas de los asientos traseros, protegidas por unas cubiertas con cremalleras (con el mismo diseño que la tapicería del asiento).

    Los reposacabezas delanteros se pueden ajustar en inclinación y, como opción, se ofrecen unos reposacabezas activos, que reducen significativamente el riesgo de lesiones en la nuca en caso de golpe por detrás.

    Maletero

    Una de las principales ventajas del nuevo modelo continúa siendo el compartimento de equipajes. Su volumen normal de 560 litros puede ser incrementado hasta los 1.350 l. (el modelo actual tiene un volumen de 528 y 1.328 litros, respectivamente), cuando el asiento trasero está abatido. La parte de atrás se beneficia de las ventajas de un diseño de carrocería con una quinta puerta bastante inclinada y una altura de carga más baja -674 mm. de altura al suelo, frente a los 696 mm. del modelo actual)-, lo que se traduce en un fácil acceso al maletero y permite cargar bultos grandes.

    La bandeja que cubre el compartimento de equipajes está dividida en dos secciones, con el fin de que cuando se abra el maletero los objetos situados en la parte delantera no caigan sobre los asientos.

    Además de su voluminoso espacio, el maletero cuenta con muchos detalles prácticos:

  • Soporte para el triángulo de seguridad (debajo del borde del compartimento de equipajes) y kit de primeros auxilios (a la derecha, en un hueco detrás del paragolpes);
  • Cuatro añillas de sujección en el piso del maletero;
  • Compartimento de equipaje iluminado por dos lámparas, en el Ambiente y versiones superiores;
  • En los asientos traseros con reposabrazos abatible se puede abrir ese hueco para comunicar con el maletero y transportar objetos largos, como por ejemplo skies (disponible con el Elegance y, como opción, en el Ambiente); otra opción es una funda desmontable, para no ensuciar el maletero cuando se transportan determinados objetos;
  • Gancho plegable para sujetar las bolsas de compra en la versión Ambiente -dos en el caso del Elegance-;
  • Una red detrás del extremo derecho del paragolpes (disponible en el Ambiente y versiones superiores);
  • Un soporte de red en el compartimento de equipajes (disponible en el Elegance);
  • Dos redes que permiten dividir el maletero (disponible como opción);
  • Un gancho para sujetar el piso del maletero, de manera que se facilite el acceso a la rueda de repuesto.

    Una rueda de repuesto de tamaño y las herramientas necesarias, se encuentran debajo del piso del maletero, cerca del plano de carga. Una rueda de repuesto de un tamaño normal significa que el conductor puede seguir circulando sin necesidad de detenerse rápidamente en el taller más próximo, como ocurre con las ruedas de emergencia.

    Colores y tapicerías

    El nuevo Škoda Octavia se ofrece con una amplia variedad de colores exteriores: tres no metalizados y nueve metalizados, de los cuales dos son completamente nuevos para Škoda, el Rojo Flamenco y el Verde Isla.

    Pinturas no metalizadas:

  • Blanco Candy;

  • Rojo Fuego;

  • Azul Dinámico.

    Pinturas metalizadas:

  • Plata Diamante;
  • Beige Sahara;
  • Rojo Flamenco;
  • Azul Marino;
  • Verde Isla;
  • Verde Natura;
  • Gris Piedra;
  • Gris Grafito;
  • Negro Mágico con Efecto Perla.

    Las nuevas tapicerías, con elegantes diseños en sus materiales, varían en función del nivel de equipamiento de cada modelo. La gama completa incluye tres tipos de colores, con un total de doce versiones de tapicerías y paneles de puerta. El interior del nuevo Škoda Octavia tiene diferen tes acabados según el equipamiento. El Ambiente y el Elegance llevan tapicería de tela de serie, que opcionalmente puede ir combinada con cuero o ser toda de piel.

    El Classic se ofrece con el interior Fancy en Negro Onyx, combinado con tapicería de tela en negro plata.

    El interior Graham del Ambiente puede ser, o bien en Negro Onyx con tapicerías de tela en gris o negro, o bien en Verde-Beige Achat con tapicerías de tela en los mismos colores. El interior Duo en Negro Onyx o en Verde-Beige Achat, con cuero y tela combinados en la tapicería de los asientos, puede ser pedido como opción. En esta especificación el centro de la butaca y de los respaldos es de tela y los laterales de los asientos son de cuero.

    El Elegance está equipado con el interior Eminent en Negro Onyx o Beige Marfil, con asientos tapizados en tela. El interior Duo en Negro Onyx y Beige Marfil, con tapicerías de asientos combinadas (cuero/tela), se ofrece como opción. Además, el Elegance puede solicitarse con el interior Supreme en Negro Onyx y Beige Marfil, con asientos de cuero.

    Equipamiento

    Equipamiento de serie

    Los tres equipamientos básicos han sido conservados en el nuevo Škoda Octavia: el Classic, el Ambiente y el Elegance. Cada especificación de equipamiento puede ser distinguida de las otras, además de por numerosos detalles concretos, por el tipo de llantas y el diseño de las mismas, así como por el diseño de los elementos del interior y las tapicerías.

    El equipamiento de serie para todos los Škoda Octavia, a partir de acabado Classic, incluye, entre otras cosas:

  • Cuatro airbags (frontales y laterales);
  • Sistema de frenos ABS, con discos en las cuatro ruedas;
  • Climatic -mantiene la temperatura preseleccionada-;
  • Cierre centralizado;
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Molduras laterales para protección de la carrocería;
  • Retrovisores exteriores con mando eléctrico y calefactados;
  • Retrovisores exteriores y tiradores de puerta en el color de la carrocería;
  • Cinturones de seguridad de tres puntos en los asientos traseros;
  • Asiento del conductor regulable en altura;
  • Volante regulable en altura y profundidad;
  • Intermitentes integrados en los retrovisores exteriores;
  • Limpiaparabrisas aerodinámicos con control del intervalo de barrido intermitente;
  • Preinstalación de radio con cuatro altavoces en los paneles de las puertas delanteras;
  • Airbag de pasajero desconectable;
  • Dos fijaciones ISOFIX para sillas de niño en el asiento trasero;
  • Un avisador en el panel de instrumentos cuando el cinturón de seguridad del conductor no está abrochado;
  • Cristales tintados;

    El equipamiento del Ambiente tiene estos elementos adicionales al Classic:

  • Airbags de cabeza;
  • Elevalunas eléctricos traseros, con parada de seguridad y pestillo para niños;
  • Ordenador de abordo en el panel de instrumentos;
  • Faros antiniebla;
  • Cierre centralizado por control remoto;
  • Iluminación interior delante y detrás y dos lectores de mapas delante;
  • Avisador de puerta mal cerrada en el panel de instrumentos.

    El equipamiento del Elegance incluye adicionalmente al Ambiente:

  • Climatronic bizonal
  • Pequeño paquete de cuero
  • Compartimento de gran capacidad entre los dos asientos delanteros, con apoyabrazos regulable, refrigerado interiormente y con salidas de aire para el asiento posterior, colocadas en la parte de atrás del compartimento;
  • Llantas Orion de aleación ligera y 15 pulgadas;
  • Retrovisores exteriores con iluminación para facilitar el acceso al coche;
  • Apoyabrazos en el asiento trasero con posibilidad de apertura para comunicar con el maletero;
  • Asientos delanteros con regulación lumbar y el del pasajero regulable en altura;
  • Preinstalación de radio con ocho altavoces, cuatro en los paneles de las puertas delanteras y cuatro en los de las traseras.

    Equipamiento opcional

    La lista de opciones disponible para el nuevo Škoda Octavia es realmente amplia.

    La gama de radios disponible para el nuevo Škoda Octavia se compone de los modelos Melody, Stream y Audience. Todas las radios han sido específicamente desarrolladas para el nuevo Škoda Octavia, tanto en funciones como en diseño. Sus formas se integran perfectamente con el interior del coche y se reduce el riesgo de robo, porque sólo pueden ser utilizadas en los Octavia. Otro elemento de seguridad es un sistema de código electrónico que garantiza que la radio sólo pueda ser utilizada en un coche concreto.

    Todas las radios para el nuevo Škoda Octavia tienen frecuencia AM/FM con RDS y toma para teléfono manos libres. El modelo Melody tiene reproductor de cassette y el Stream un CD de carga frontal. El modelo superior, el Audience, viene con cargador frontal de seis CD’s, en el que también se puede escuchar música grabada en el formato MP3. Las radios Stream y Audience tienen una gran pantalla donde se indica la temperatura exterior y la hora, y se pueden ver también en ella los datos del Climatronic y de los sensores de aparcamiento. Además, los modelos de radio Stream y Audience se pueden manejar a través del volante multifunción y la pantalla Maxi-DOT del panel de instrumentos. La radio Stream tiene la posibilidad de acoplar un cargador de seis CD’s instalado en el maletero. Para completar esa gama de radios, está disponible un sistema de audio con doce altavoces, más un amplificador con procesador de sonido y un ecualizador digital automáticamente programado, para una reproducción perfecta en el interior del Škoda Octavia.

    El nuevo navegador Nexus ha sido especialmente desarrollado para el Škoda Octavia. Utiliza el módulo dinámico TMC, que recibe mensajes del tráfico y adapta la ruta seleccionada de acuerdo a la situación del momento. El sistema de navegación Nexus tiene una pantalla en color de 6,5″, donde se puede visualizar el mapa, y ofrece también el guiado por voz. La pantalla de información Maxi-DOT del panel de instrumentos, el receptor de radio AM/FM con sistema RDS y una salida para el teléfono manos libres son de serie. Además, el dispositivo de navegación Nexus puede reproducir música de CD’s y está conectado con el cargador de CD’s.

    Los siguientes equipamientos son opcionales en el Škoda Octavia:

  • Climatronic de dos zonas, que mantiene la temperatura elegida, de forma individual, para los lados izquierdo y derecho del interior (para Ambiente);
  • Sistema ESP(de serie en los motores 2.0 FSI y 2.0 TDI);
  • Sistema TPM (Tyre Pressure Monitoring) -se utiliza para ver controlar la presión de los neumáticos; el sistema compara las revoluciones de cada rueda de forma independiente, utilizando los sensores del ABS;
  • «Asistente de luces» que incluyen funciones como el «Comming Home» (una vez activado, mantiene las luces encendidas durante un pequeño periodo de tiempo) y «Luces de Túnel» (se activan automáticamente cuando es necesario);
  • Funciones de «Luz Diurna»;
  • Reposacabezas activos;
  • Airbags de cabeza (de serie en Ambiente y Elegance);
  • Luces de xenon;
  • Volante multifunción con controles para radio y teléfono;
  • Sensor de lluvia;
  • Retrovisores exteriores fotosensibles de ajuste eléctrico, que se oscurecen automáticamente (en combinación con el retrovisor interior fotosensible, que se oscurece automáticamente);
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros;
  • Sistema de alarma con sensor de inclinación;
  • Cristal que absorbe parte de las radiaciones solares -esto ayuda a mantener la temperatura interior en unos niveles confortables: reduce el sobrecalentamiento en las jornadas de verano y las pérdidas de calor en los días fríos-.

    Seguridad

    La seguridad de los pasajeros fue uno de los aspectos cruciales en el desarrollo del nuevo Škoda Octavia. El vehículo ha sido diseñado prestando una doble atención: por un lado, a los requisitos legales y, por otro, a los tests llevados a cabo por organismos independientes. Se ha conseguido un alto nivel de seguridad, usando los últimos métodos de diseño, unas soluciones tecnológicas progresivas y los profundos conocimientos que se tiene en la construcción de vehículos.

    Los elementos esenciales en la seguridad activa del nuevo Škoda Octavia, que ayudan a prevenir los accidentes de tráfico, son:

  • Un chasis progresivo, con un diseño reforzado que proporciona unas magníficas y seguras cualidades de conducción;
  • Eficientes discos de freno en todas las ruedas para una deceleración y parada seguras;
  • Motores progresivos, con una perfecta flexibilidad que ofrecen potencia suficiente;
  • Concepto de iluminación exterior del coche (luces) basado en la máxima «ve y sé visto», que incluye:

    Faros eficaces con ópticas transparentes (xenon como opción);

    Luces traseras con efecto brillante y un gran área de iluminación que contribuye a su excelente visibilidad (el área de las luces traseras ha sido incrementada en un 250%, aproximadamente, y el área de los pilotos de freno en un 100%);

    Intermitentes integrados en los retrovisores exteriores que mejoran también su visibilidad;

    Faros antiniebla que ayudan a iluminar la carretera durante el mal tiempo (disponible de serie en Ambiente y Elegance);

  • Muy buena visibilidad para el conductor en todas las direcciones, que se ve mejorada gracias a:

    La gran superficie acristalada;

    Limpiaparabrisas eficientes con sensor de lluvia (como opción);

    Un retrovisor interior con un dispositivo automático antideslumbramiento, también disponible para los retrovisores exteriores (como opción), que limita el efecto de posible deterioro de la visión del conductor, causado por los faros de los coches que circulan por detrás.

    Retrovisores exteriores calefactados, que proporcionan una perfecta visibilidad hacia atrás cuando el tiempo es frío o en los días de lluvia (disponible de serie en el Elegance y como opción en el Classic);

  • El confort y la buena disposición de todos los mandos permiten al conductor una completa concentración y se ven mejorados por:

    La perfecta ergonomía del panel de instrumentos y de los mandos de control;

    El volante ajustable en altura y profundidad y el asiento del conductor regulable en altura, que proporcionan una óptima posición de conducción que, además, es fácil de encontrar;

    El ESP (sistema electrónico de estabilidad), que ayuda a mantener el control de la dirección en situaciones críticas, juega un papel determinante desde el punto de vista de la seguridad activa. Todos los Škoda Octavia están equipados de serie con ABS (sistema antibloqueo de frenos) y asistente de frenada, y también pueden montar el ESP como opción (de serie para los motores 2.0 FSI y 2.0 TDI).

    Un elemento esencial para todos los vehículos envueltos en un accidente es el cuidadoso diseño de la carrocería, que debe tener un habitáculo rígido, pero con zonas de deformación progresiva en la parte delantera y en la trasera. La alta rigidez de la carrocería, que es un elemento de seguridad importante y ayuda a obtener los mejores resultados desde el punto de vista de la conducción, se ha conseguido gracias, entre otras cosas, al uso de materiales resistentes.

    El nuevo Škoda Octavia equipa de serie cinturones de seguridad de tres puntos en todos los asientos, los delanteros regulables en altura y con pretensores pirotécnicos, una solución que también se emplea en las plazas posteriores cuando el coche lleva airbags de cabeza. Todos los Octavia disponen de dos airbags frontales de gran capacidad y airbags laterales para los asientos delanteros. Si se coloca una silla de niño en el asiento delantero derecho, este airbag se puede desactivar. Los airbags de cabeza, de serie en Ambiente y Elegance, se convierten en una cortina de seguridad entre los ocupantes y las ventanillas laterales, desde el pilar delantero hasta el trasero.

    Se han incluido en el nuevo vehículo un buen número de detalles que reducen de manera importante el riesgo de sufrir daños en caso de colisión, para incrementar la seguridad de los ocupantes:

  • Un dispositivo especial en el motor que empuja a éste por debajo del habitáculo en las deformaciones grandes;

  • Los pedales se han diseñado de forma que se retraigan en las colisiones fuertes, para no provocar daños a las piernas y pies del conductor;
  • Las zonas del interior que pueden quedar fácilmente en contacto con el cuerpo de los pasajeros en una colisión, como el panel de instrumentos, la parte inferior del mismo en el área situada debajo del volante o el pilar B, se han recubierto de materiales blandos y flexibles;
  • Se utilizan unas anillas en el maletero para sujetar el equipaje con redes y evitar que los objetos pequeños se muevan de un lado a otro;
  • Si los airbags se activan durante un golpe, una secuencia automática de operaciones estrictamente predefinidas se pone en marcha, a través de la red interna denominada CAN-Bus (la bomba y el conducto de suministro de combustible se cortan inmediatamente, se encienden las luces de emergencia y la iluminación interior y se desbloquea el cierre centralizado, en caso de estar bloqueado).

    Además de los airbags laterales y de cabeza, los robustos refuerzos de las puertas y pilares, junto con las propias puertas que tienen un triple refuerzo, juegan un papel importante en caso de impacto.

    El nuevo Škoda Octavia puede llevar como opción reposacabezas activos en los asientos delanteros, un sistema muy efectivo de protección en caso de recibir un impacto por detrás. El principio de los reposacabezas activos deriva del hecho que el cuerpo se mueve hacia atrás cuando recibe un impacto posterior. La presión del cuerpo sobre el respaldo activa un mecanismo que mueve el reposacabezas hacia delante para absorber el latigazo de la cabeza de los pasajeros que, en caso contrario, podrían sufrir daños en la zona cervical. El sistema ha sido calibrado para que funcione en colisiones a velocidades relativamente bajas, por ejemplo, un golpe que no provoca excesivos daños en el coche, pero sí podría afectar seriamente al cuello del pasajero.

    La última información obtenida en cuanto a protección de peatones ha sido tenida en cuenta durante el desarrollo del nuevo Škoda Octavia. El coche cuenta con zonas de deformación y absorción de energía para minimizar los daños.

    Otros elementos que se incluyen hacen referencia a la protección contra el robo. El Škoda Octavia está equipado de serie con un cierre centralizado y una nueva generación de inmovilizadores. El inmovilizador utiliza una variedad de «códigos flotantes» que es diferente cada vez que se transmite. También hay una etiqueta de código VIN, colocada bajo el parabrisas y visible desde el exterior del vehículo. Además, el código VIN del coche está marcado en todas las ventanillas, utilizando un sistema láser.

    Las radios están protegidas contra el uso fraudulento mediante un código electrónico, que está también grabado en la unidad de control del propio vehículo. Así, cada radio sólo puede utilizarse en un coche específico. Desconectando y conectando la batería no se desactiva esta función. Además, las formas y dimensiones de las radios son diferentes a las estándar y sólo sirven para los Škoda Octavia.

    Como opción, el Škoda Octavia puede montar un sistema de alarma con una fuente auxiliar, que monitoriza todas las puertas, el capó, el maletero, el arranque y el interior del coche. El sistema de alarma del nuevo Škoda Octavia puede completarse con un sensor de inclinación. Este sensor se activa, por ejemplo, si alguien trata de cargar el coche en un remolque.

    Además, una tapa especial sobre la unidad de control del motor incrementa la protección antirrobo. Esta tapa hace muy complicado que se pueda reemplazar esta unidad de control durante un robo.

    Motores

    El nuevo Škoda Octavia está disponible con cinco motores, tres de gasolina y dos diesel. Sus cilindradas y potencias cubren un amplio abanico de necesidades y cada conductor puede encontrar el que mejor se adapte a su perfil. Todos los motores van montados en el eje delantero de forma transversal y mueven las ruedas de ese eje.

    Motores gasolina

    Además del motor atmosféricos de inyección de combustible (el 1.6 MPI/75 kW) el nuevo Škoda Octavia también incorpora los últimos motores FSI de inyección directa, donde el combustible es inyectado directamente en la cámara de combustión -el 1.6 FSI/85 kW y el 2.0 FSI/110 kW-. La ventaja principal es el bajo consumo de combustible. Los motores de inyección directa tienen un principio de combustión similar al de los motores diesel estándar, con una mezcla más homogénea de aire y combustible.

    Los motores de gasolina de inyección directa montados en el nuevo Škoda Octavia ofrecen un buen par a bajas revoluciones y, al mismo tiempo, una rendimiento óptimo en alta. Con ello pueden satisfacer todas las necesidades de una gran variedad de conductores -funcionan de una forma progresiva, son económicos, suaves y a la vez deportivos-. Además de las ventajas del alto rendimiento y bajo consumo, los motores de inyección directa son más respetuosos con el medioambiente.

    <

    El 1.6 MPI/75 kW (102 CV) es la opción perfecta para los clientes que buscan un motor fiable y eficiente. Este motor tiene una relación precio-prestaciones muy favorable. Es un motor de aluminio, con cuatro cilindros, árbol de levas en cabeza, dos válvulas por cilindro y un sistema de admisión variable que le proporciona una extraordinaria flexibilidad en todo el régimen de revoluciones. El motor desarrolla una potencia máxima de 75 kW (102 CV) a 5.600 rpm. y un par máximo de 148 Nm. a 3.800 rpm. La velocidad máxima del Škoda Octavia equipado con esta mecánica es de 190 km/h. y acelera de 0 a 100 km/h. en 12,3 segundos. Su consumo medio de combustible, según las nuevas normas europeas (NEFZ), es de 7,2 litros por cada 100 km.

    La avanzada tecnología de la inyección directa de gasolina FSI hace del motor 1.6 FSI/85 kW (115 CV) la combinación óptima para unas excelentes cualidades dinámicas y un consumo ajustado de combustible. Para las personas a quienes les guste la conducción relajada y económica, pero a la vez quieran la garantía de una reserva de potencia suficiente, ésta es la opción ideal. El motor 1.6 FSI/85 kW es un cuatro cilindros de aluminio, con dos árboles de levas en cabeza y distribución variable, que genera una potencia de 85 kW (115 CV) a 6.000 rpm. y un par máximo de 155 Nm. a 4.000 rpm. El nuevo Škoda Octavia con este motor tiene una velocidad máxima de 198 km/h. y acelera de 0 a 100 km/h. en 11,2 segundos. El consumo combinado, de acuerdo con las nuevas normas europeas (NEFZ), es de 6,6 l/100 km.

    El motor 2.0 FSI/110 kW (150 CV) resulta especialmente adecuado para los consumidores que buscan dinamismo, suavidad y economía. El sistema de inyección directa de combustible garantiza un alto rendimiento y, a la vez, un consumo reducido. El silencioso funcionamiento de este motor cuatro cilindros, todo de aluminio, es el resultado de la incorporación de dos árboles contrarrotantes. Tiene también un doble árbol de levas en cabeza, con cuatro válvulas por cilindro y distribución variable. El motor tiene una potencia de 110 kW (150 CV) a 6.000 rpm. y un par máximo de 200 Nm. a 3.500 rpm.

    Motores diesel

    La nueva generación de motores diesel del Škoda Octavia está equipada con un sistema de inyección directa de combustible, que utiliza la técnica del inyector-bomba. Cada cilindro tiene su propia unidad de inyección en la parte superior, compuesta por una bomba de alta presión, un inyector individual y una válvula de control, que se usa precisamente para gest ionar todo el proceso. El sistema de inyector-bomba utiliza una presión extremadamente alta para introcucir el combustible (por encima de 205 MPa.). Los motores diesel del nuevo vehículo están equipados con un turbocompresor, que funciona en combinación con los gases de escape, y una turbina de geometría variable. Antes de entrar en el motor, el aire a presión pasa a través del intercooler. Esta avanzada tecnología consigue que los motores diesel TDI del nuevo Škoda Octavia tengan un par muy alto desde bajas revoluciones, lo que permite una conducción rápida y dinámica sin necesidad de estar cambiando de marcha con frecuencia. Los motores TDI son la combinación ideal de altas prestaciones con un mínimo consumo de combustible.

    El motor 1.9 TDI-PD/77 kW (105 CV) está a la altura de su buena reputación entre los TDI. El Octavia mantiene el mínimo consumo, la gran fiabilidad y la rapidez suficiente para la mayoría de las personas. El motor 1.9 TDI/77 kW, de cuatro cilindros en línea, tiene un árbol de levas en cabeza, con dos válvulas por cilindro, y consigue una potencia de 77 kW (105 CV) a 4.000 rpm. y un par máximo de 250 Nm. a 1.900 rpm. El modelo que lleva este motor alcanza una velocidad máxima de 192 km/h. y acelera de 0 a km/h. en 11,8 segundos. Los Škoda Octavia equipados con el motor 1.9 TDI-PD/77 kW tienen un consumo extraordinariamente bajo: 5,0 l/100km. en ciclo combinado (de acuerdo con las nuevas normativas europeas NEFZ).

    El motor 2.0 TDI/103 kW (140 CV) de nuevo desarrollo ofrece un mínimo consumo y, al mismo tiempo, unas extraordinarias prestaciones. Con sus características de alto rendimiento, elevado par y bajo consumo, este motor es uno de los mejores diesel que se producen en el mundo actualmente. Como los motores de gasolina, el 2.0 TDI-PD/103 kW de nuevo desarrollo cumple con la norma EU 4. Este motor de cuatro cilindros, con doble árbol de levas en cabeza y culata de dieciséis válvulas, tiene una potencia máxima de 103 kW (140 CV) a 4.000 rpm. y un par de 320 Nm. entre 1.750 y 2.500 rpm. Con esas características el coche alcanza los 208 km/h. y acelera de 0 a 100 km/h. en 9,6 segundos. Las cualidades dinámicas del Škoda Octavia equipado con el motor 2.0 TDI-PD/103 kW, se ven reforzadas por un increíblemente bajo consumo -sólo 5,5/100 km. en ciclo combinado (de acuerdo con la nueva normativa europea NEFZ)-.

    Diagnóstico abordo

    Todos los Škoda Octavia están equipados con un EOBD (abreviatura de European On Board Diagnostics). Este sistema supervisa los dispositivos e instrumentos que influyen en la composición de los gases de escape. Si detecta que los valores exceden de unos límites, una luz roja se enciende en el panel de instrumentos, lo que indica al conductor que es necesario pasar una revisión lo antes posible. El fallo quedará registrado en la memoria del sistema, con lo que facilita la labor del taller para encontrar y remediar el problema de una forma más sencilla.

    Intervalos de servicio flexibles

    Los intervalos de servicio flexibles (WIV, que en alemán se traduce como Wartung-Intervall-Verlängerung) han sido aplicados a los nuevos Škoda Octavia. Si se cumplen determinadas condiciones, las revisiones se pueden pasar cada 30.000 km. El tiempo máximo entre inspecciones es de dos años. Los intervalos entre cada revisión dependen del tipo de uso que se haga del coche. A través del panel de instrumentos, se informa siempre por adelantado al conductor cuando va a necesitar pasar la siguiente revisión. Estos intervalos de servicio flexibles son beneficiosos para el medio ambiente, porque reducen el consumo total de aceite del motor durante la vida del vehículo, así como los costes de las intervenciones.

    Transmisiones

    Todos los motores vienen de serie con cajas de cambios manuales de cinco o seis marchas. Los motores de 75 kW o más se pueden suministrar con una caja de cambios automática de seis marchas, como opción. Éstas pueden ser las transmisiones estándar, con el convertidor de par hidráulico, para los motores de gasolina, o la transmisión DSG de nuevo desarrollo y con dos embragues, para los motores diesel.

    Caja de cambios automática DSG

    La caja de cambios DSG (Direct Shift Gearbox) es un paso adelante en las transmisiones para turismos porque, por un lado, conjuga las virtudes de las cajas de cambio manuales y de las automáticas tradicionales en una sola y, por otro, reduce los inconvenientes que tienen cada una de ellas. La caja DSG es una transmisión que proporciona rápidos y precisos cambios de marcha; esto, además, supone una gran eficiencia, pues se mejoran los consumos y se consigue un elevado confort de marcha.

    La caja DSG se puede describir como un mecanismo que consiste en dos transmisiones estándar -tiene dos embragues unidos por dos ejes de entrada-. Una sección de la transmisión se utiliza para los cambios de las marchas impares y la marcha atrás, y la otra para los cambios de marchas pares.

    Las funciones de la transmisión se pueden describir con el siguiente ejemplo: Un coche va en tercera. El control de transmisión inteligente identifica la siguiente marcha a seleccionar, de acuerdo con la velocidad y otros parámetros, y se produce el cambio. La cuarta velocidad, por ejemplo, está ya seleccionada, pero no se activa porque el embrague que controla las marchas de número par está desconectado. La unidad de control de la transmisión espera el momento más conveniente para cambiar de marcha, lo que se leva a cabo desconectando el embrague para las marchas impares y simultáneamente conectando el embrague para las pares. El cambio se produce de forma muy suave, sin ningún tirón y con gran rapidez -se hace en 3 ó 4 centésimas de segundo-. Además, la transmisión de potencia del motor a las ruedas no se interrumpe durante el proceso.

    Un cambio de marchas rápido, sin tirones y sin interrupción de la fuerza de transmisión distingue al sistema DSG del resto de cajas automáticas. Por otro lado, las transmisiones automatizadas (cajas de cambio manuales, complementadas con un controlador para hacer el cambio de las marchas de forma automática y con un embrague que utiliza dispositivos electrohidráulicos o electroneumáticos) puede ser tan económicas como un cambio manual y hacer los pasos de una velocidad a otra de forma más eficiente, pero nunca tan rápido y con tanta eficacia como el DSG. Y, por supuesto, nunca pueden cambiar de velocidad sin interrumpir la fuerza de transmisión.

    Los embragues son multidisco «húmedos», esto es, trabajan en un baño de aceite. Comparado con los normales de disco sencillo en seco, el embrague multidisco húmedo tiene una capacidad térmica superior y se regula mejor. Los embragues están controlados hidráulicamente. Igual que los dos ejes de entrada, los embragues son coaxiales (uno está perforado y el otro pasa a través de él). Las velocidades están engranadas directamente al final del eje de salida, preparadas para el momento de hacer el cambio. Los cambios de velocidad se efectúan utilizando embragues sincronizados, de una forma similar a como se hace en las transmisiones manuales, pero de manera mucho más eficaz y en un tiempo mínimo.

    La transmisión está controlada por el mecanismo electrohidráulico Mechatronic. Éste consiste en una unidad de control electrónica (es decir, un potente ordenador) y varios sensores y elementos de acción. El sofisticado programa también tiene en cuenta las situaciones especiales, por ejemplo, cuando bloquea el cambio de marchas a una velocidad superior mientras tomamos una curva (la unidad de control recibe información de que está en mitad de un viraje a través de los sensores de revoluciones del ABS). El Mechatronic está conectado con otros sistemas electrónicos del coche por medio de la red CAN-Bus.

    La transmisión automática DSG en el nuevo Škoda Octavia tiene dos formas de funcionamiento -completamente automático o cambio de marchas manual tipo Tiptronic-. La forma de funcionamiento se elige moviendo el selector a la posición requerida, es decir, a la derecha (modo manual) o a la izquierda (modo automático). Los coches equipados con transmisión automática también tienen, de serie, una pantalla en el panel de instrumentos, que muestra entre otras cosas, la información de la marcha engranada y la posición actual del selector.

    Se pueden seleccionar las siguientes posiciones en el modo automático:

    P – aparcamiento,

    R – marcha atrás,

    N – punto muerto,

    D – directa, modo de cambio de marchas económico,

    S – modo de cambio de marchas deportivo.

    Con el modo de cambio de marchas deportivo, la transmisión pasa de una velocidad a otra a un número elevado de revoluciones y consigue el máximo rendimiento del motor. Por el contrario, en el modo económico los cambios de marcha se hacen antes y así se mantienen los consumos en un nivel más bajo.

    En el modo de utilización manual Tiptronic de la caja de cambios, la marcha superior o inferior es engranada moviendo el selector hacia adelante o hacia atrás, según el caso:

    Dirección «+» – cambia a una marcha superior,

    Dirección «-» – cambia a una marcha inferior.

    En el modo manual, el sistema electrónico de la transmisión supervisa el modo en que se cambia de velocidad, para prevenir posibles daños en el motor como resultado de un cambio inadecuado a una marcha inferior. Además de esa supervisión, el control electrónico facilita la operación, por ejemplo, engranando la primera cuando se para en un cruce.

    Como resultado de este rápido cambio de marchas, la transmisión DSG ofrece una aceleración mejor que una manual. El control electrónico de la transmisión y del motor permite alcanzar un consumo favorable con la caja DSG, porque ésta selecciona la marcha más apropiada y mantiene el motor en el régimen óptimo durante el modo de conducción económica. Además, estas excelentes cualidades de funcionamiento y fácil control, sitúan a la transmisión DSG a la cabeza de los cambios automáticos. Por último, pero no menos importante, proporciona a los conductores más deportivos una experiencia hasta ahora desconocida, gracias al rapidísimo cambio de marchas que se puede realizar sin levantar el pie del acelerador.

    Transmisiones manuales

    El nuevo Škoda Octavia viene de serie con transmisiones manuales de cinco o de seis marchas completamente sincronizadas. La conexión entre la caja de cambios y la palanca se realiza a través de dos cables, lo que se traduce en un fácil manejo, con un tacto suave, preciso y de cortos recorridos para pasar de una velocidad a otra, además de reducir las vibraciones que provienen del motor. El embrague es de un solo disco y seco, con control hidrálico.

    Las transmisiones de seis velocidades son de aleación de aluminio (con el motor 2.0 FSI/110 kW) o de magnesio (con el 2.0 TDI/103 kW), para reducir el peso. La doble sincronización en las velocidades más bajas hace que el cambio de marcha sea mucho mejor. Sofisticados detalles, como los rodamientos de baja fricción y funcionamiento silencioso, incrementan la eficacia de la transmisión, a la vez que reducen el consumo de combustible.

    Caja de cambios Tiptronic

    Los nuevos Škoda Octavia equipados con motores de gasolina pueden ser suministrados con una transmisión automática de seis marchas como opción. Se trata de un desarrollo completamente nuevo de caja de planetarios, con un convertidor de par hidrodinámico, que se puede desactivar en función de las condiciones de conducción.. El gran número de velocidades y, su buen escalonamiento, permite seleccionar la marcha óptima para cada situación concreta de conducción, lo que tiene como resultado una mejora del comportamiento dinámico del coche, además de reducir el consumo y los ruidos.

    Una unidad electrónica controla el funcionamiento de la transmisión con un sofisticado programa que utiliza la «lógica cruzada», para adaptar el régimen del cambio de marcha a las condiciones de rodaje en ese momento (subiendo una pendiente, llevando un remolque, etc.) y al estilo de conducción de quien está al volante. Además de los modos automáticos de conducción (económico D y deportivo S), la transmisión permite ser utilizada como un cambio manual secuencial, tipo Tiptronic.

    Chasis

    El nuevo Škoda Octavia mantiene el concepto del modelo actual, es decir, se trata de un coche con un motor situado sobre el eje delantero de forma transversal y con tracción delantera. Como el resto del vehículo, todas las partes del chasis han sido rediseñadas. El nuevo chasis resultante consigue optimizar la combinación entre el máximo confort y las mejores cualidades dinámicas. Eso se ha conseguido utilizando una dirección con un nuevo sistema de asistencia electromecánica, además de nuevos ejes. Se obtiene un alto grado de seguridad, como consecuencia del eficiente y fiable sistema de frenos, así como gracias a la ayuda del sistema de control de estabilidad electrónico.

    Ejes

    El eje delantero consta de la probada suspensión McPherson, con triángulos inferiores y estabilizadora transversal. Con este nuevo montaje del eje se consigue una mayor rigidez transversal y se mejora el tacto de conducción del coche en las curvas. Los amortiguadores han sido optimizados para garantizar el máximo confort y el mejor comportamiento. La barra de torsión transversal reduce la tendencia del vehículo a balancear en las curvas.

    El eje trasero multibrazo del nuevo Škoda Octavia ha sido diseñado con un brazo longitudinal y tres transversales. Este sofisticado diseño contribuye a obtener el mejor comportamiento y, a la vez, un elevado confort. Como resultado de las perfectas sinergias entre los nuevos ejes delantero y trasero, el vehículo tiene un menor balanceo en curvas.

    El concepto de eje trasero multibrazo del nuevo Škoda Octavia consigue contrarrestar los efectos de las fuerzas transversales y longitudinales. Las fuerzas laterales son absorbidas por los tres brazos transversales. Su longitud, ubicación y rigidez han sido diseñados para mantener las ruedas en la posición óptima sobre la carretera cuando el vehículo va cargado, lo cual influye directamente sobre el comportamiento en curvas. Las fuerzas longitudinales son contrarrestadas por un brazo oscilante longitudinal, en el que la rigidez y situación de montaje juegan un papel fundamental. Este brazo está colocado lo más alto posible, lo que produce un efecto antibalanceo, es decir, previene las oscilaciones hacia delante del coche cuando se frena. Con sus características de progresividad, el brazo oscilante puede absorber incluso las fuerzas longitudinales de un impacto. El diseño del eje trasero también incluye una barra estabilizadora.

    El eje trasero del Škoda Octavia ha sido diseñado con un leve efecto direccional, que ayuda a mantener la trayectoria del vehículo. Este efecto direccional se ha conseguido a través de un sofisticado diseño que tiene en cuenta la cinemática y elastocinemática del eje trasero, así como la carga del coche -el efecto direccional del eje se incrementa cuando el vehículo va más cargado-. El resultado es una excelente estabilidad direccional, al margen de que vaya el conductor solo o de que el coche esté completamente cargado, con pasajeros y equipaje.

    Dirección asistida electromecánica

    La nueva generación del Škoda Octavia utiliza una dirección de cremallera con asistencia electromecánica. El mecanismo está programado para que la asistencia sea menor cuando se incrementa la velocidad, de manera que siempre resulta muy fácil girar el volante para aparcar y, a la vez, el conductor se encuentra muy seguro por sentir el contacto con la carretera a velocidades elevadas. La caja de dirección, con una relación más cerrada, proporciona no solamente una sensación de seguridad, sino también hace la conducción más agradable. Las ventajas de la dirección asistida electromecánica incluyen una reducción en el consumo de combustible, porque la ayuda se utiliza sólo cuando es necesaria.

    La nueva dirección asistida ayuda no sólo a aparcar con comodidad y a mantener fácilmente el control del coche en curvas, sino también a la hora de conducir en línea recta. Se ha prestado una gran atención a optimizar la vuelta a la posición central del volante, lo que significa un retorno suave del mismo, incluso al girar en un ángulo cerrado. A esto también ayuda el retorno automático normal del volante para mantener la línea recta. Así, es sencillo para el conductor mantener la dirección del vehículo, por ejemplo, en una carretera de curvas o con viento lateral.

    Un exigencia importante para el nuevo Škoda Octavia era tener el mismo sistema de dirección para todas las versiones. Por tanto, se ha desarrollado un tipo de dirección que compartirán todos los modelos. Teniendo en cuenta el peso del eje delantero, que depende del motor, la transmisión, el equipamiento, etcétera, el programa específico para cada unidad se activa durante el ensamblaje del coche.

    Sistema de frenos y sistemas electrónicos de chasis

    El sistema de frenos del nuevo Škoda Octavia destaca por su rápido tiempo de respuesta y la fácil distribución de la fuerza de frenado. Esto se debe fundamentalmente al nuevo servofreno de funcionamiento progresivo. Estas características ayudan a incrementar el efecto de asistencia durante las frenadas críticas. Todas las ruedas tienen frenos de disco con pinzas flotantes de un solo pistón. Los discos delanteros son ventilados.

    Todos los Škoda Octavia montan de serie un sistema de frenos antibloqueo (ABS), así como con otras funciones. La versión básica del Škoda Octavia viene con los siguientes sistemas:

    ABS – Sistema antibloqueo de frenos,

    EBV – Sistema de distribución de frenada entre ambos ejes,

    MBA – Asistente mecánico de frenada,

    MSR – Control de carga del motor,

    ASR – Sistema antideslizamiento

    El Škoda Octavia puede ser suministrado con sistema ESP como opción (de serie para los motores 2.0 FSI y 2.0 TDI). Esta opción también incluye los siguientes sistemas de ayuda a la conducción:

    HBA – Asistente de frenado hidráulico,

    EDS – Blo queo electrónico de diferencial,

    La unidad de control del ESP analiza todos los datos relevantes (ángulo de dirección, ángulo de giro del coche sobre el eje vertical, aceleración transversal, la condición actual de regulación, etc.) y así proporciona respuestas exactas y adecuadas al sistema. Para hacer esto de forma más fiable, la función AFM (modelo adaptativo de vehículo) ha sido integrada en el ESP. La AFM analiza cada dato disponible y optimiza las respuestas del ESP. Por lo tanto, el sistema ESP puede adaptarse a cualquier estilo de conducción y al peso del vehículo en cada momento.

    El equipamiento opcional del Škoda Octavia incluye el TPM (supervisor de la presión de neumáticos), un sistema que indica la presión de todas las ruedas. El sistema utiliza datos de los sensores de revoluciones del ABS en cada una de las ruedas (si la presión de la rueda cae, su radio cambia, al igual que las revoluciones comparadas con las otras ruedas). Si la presión en una rueda es menor que en las otras, se enciende una luz de aviso indicándolo en el panel de instrumentos.

    Las versiones Classic y Ambiente del Škoda Octavia están equipadas con llantas de acero de 15 pulgadas y tapacubos, mientras que el Elegance lleva llantas de aleación, también de 15″. Además, existe como opción una amplia gama de llantas de aleación con diseños originales.

  • Noticias relacionadas

    ŠKODA OCTAVIA: el nacimiento de un superventas
    HISTORIA

    ŠKODA OCTAVIA: el nacimiento de un superventas

    30. 03. 20
    Victoria doble para ŠKODA en los premios
    HISTORIA

    Victoria doble para ŠKODA en los premios "Best Cars 2018"

    26. 01. 18
    ŠKODA OCTAVIA COMBI R-Line, deportividad y carácter a un precio competitivo
    HISTORIA